Juego limpio

Imagínense esta escena…

Ahí sentaditos frente a frente, Sven-Göran Eriksson y J. Vergara, después de que el Tri había perdido con EU en el Hexagonal rumbo a Sudáfrica y peligraba la calificación… De pronto, Vergara empieza a cuestionar al técnico, no solo por los malos resultados, sino porque había sido él (Vergara), quien propuso y contrató al sueco. Imagínese ese momento en el que un villamelón con poder, pero sin idea de futbol, le pide cuentas muy a su estilo soberbio y prepotente, a un técnico que si bien es cierto no estaba haciendo las cosas exitosamente, tenía el respaldo de una trayectoria internacional, hasta ese momento muy bien respaldada.

Cuenta Eriksson en su libro biográfico, que el interrogatorio de Vergara fue “como si estuviera respondiendo en una especie de tribunal…. Que cada pregunta que le hacía el dueño de Chivas era más idiota que la anterior…”.  Y francamente, no lo dudo nadita de nada.

Y no estoy defendiendo al técnico, lo trágico de este tema es la confirmación que nos hace Eriksson de la forma tan única y peculiar como se maneja nuestro futbol, y en este caso concretamente el Tri.

Eriksson dice: “Fui obligado a reportar lo que pasaba en el Tri a varias personas a pesar de que insistí en que lo ideal era tener un solo interlocutor… Tenía que estar velando por los intereses de cada uno de los dueños de equipos… Era importante hacer alianzas con la gente importante del negocio del futbol, etc,.” Así o más claro.

Es obvio que las cosas se siguen haciendo igual de mal, sin cabeza ni dirección, sin inteligencia ni responsabilidad tal y como explica Eriksson, y luego se quejan y lloran. Inmediatamente señalan al jugador como responsable y tan-tán, asunto resuelto… No señores de pantalón largo, son ustedes y su falta de profesionalismo y conocimientos en la materia, los que han convertido al Tri en un gran negocio, pero al mismo tiempo, en un equipo mediocre y sin espíritu ni alma.

PD. Sin querer queriendo, Eriksson nos explica el porqué del fracaso del Tri, y al mismo tiempo, del fracaso de Chivas… Es el mismo personaje tomando las mismas decisiones.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57