Juego limpio

Grave error de los organizadores

Imperdonable, pero cierto, los organizadores pusieron en el sonido local el himno nacional de Chile en lugar del uruguayo en la ceremonia previa al juego.

MÉXICO 3-1 URUGUAY

Como se esperaba, una excelente entrada en Arizona para ver al Tri frente al poderosa Uruguay. Me gustó mucho el desempeño de la selección, es más, creo que nos brindaron una de sus mejores actuaciones en mucho tiempo, esperando a los uruguayos cuando éstos nos invitaban a salir para contragolpearnos, pero cambiando el ritmo con certeza y exactitud cuando así nos convenía.

El Tri fue muy inteligente y supo adaptarse al durísimo formato que suele imponer Uruguay, tanto así, que éstos se desesperaron y acabaron con un hombre menos desde el primer tiempo.

Fue una muy buena exhibición de juego inteligente, y obvio, también de juego contundente, aunque me pareció que Osorio quemó sus cambios muy temprano en el juego. Al final, el marcador derrumba cualquier hipótesis al respecto.

Uruguay, como siempre, respondió al castigo y empató en base a su empuje y calidad, sin embargo, no contaba con que el Tri no perdería, ni la calma ni la inteligencia, y creo que esa fue la máxima virtud de México, la inteligencia. Volvieron a armarse bien, no se desesperaron ni se desarticularon, retomaron el ritmo conveniente y por ende el control del ritmo y del partido, y cuando el juego vivía momentos de tensión, llegó el golazo de Rafa Márquez, un disparo que se coló por un ángulo prácticamente imposible, un gol que apagó el corazón de los uruguayos y encendió el nuestro, gol que sirvió para encumbrar al Tri.

Uruguay intentó presionar, apretó y pujó, pero el Tricolor respondió de igual forma y en un contragolpe genial, en una gran jugada de conjunto, enmarcó un golazo que acabó con el animo uruguayo, que aunque siguieron pataleando, reclamando y quejándose con el árbitro muy a su estilo, fueron derrotados por un equipo que se lo merecía y que fue el mejor en la cancha durante gran parte del partido.

Felicidades al Tri, no solo por el triunfo, principalmente por la forma en que lo consiguió, con mucha inteligencia, pero también con mucho corazón.

PD. Gran juego y gran triunfo del Tri.  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57