Juego limpio

Futbolistas (¿?) jordanos y su lógica perversa

Cuando nos enteramos que hay 6 seleccionados jordanos que ya no aceptaron seguir en su selección en el juego de vuelta del repechaje mundialista contra Uruguay, porque consideran que ya no tiene caso jugar ese partido dado la gran ventaja que tomó el equipo sudamericano, nos topamos con esa gran diferencia de conceptos y formas de vivir el sentido de competencia y de identidad existente en cada país respecto al futbol profesional.

Mientras que para los uruguayos, y para la gran mayoría de los equipos, la competencia encierra todo tipo de posibilidades y por tanto tienes que afrontarla con respeto a tu equipo y uniforme, venga como venga y pase lo que pase, hasta el último minuto de juego, estos 6 babosos futbolistas (¿?) jordanos piensan que el torneo termina cuando crees que ya no tienen posibilidades de triunfar… No… posí, que sencillo, “ya para qué juego si no puedo ganar, ahí se ven, y me cuentan lo que suceda en el juego de vuelta…”. Qué poca seriedad y qué poco deportivismo el de esos jugadores que se bajan del barco según su muy personal visión deportiva.

Esa conducta tan alejada de lo deportivo solo se entiende en el marco de una federación de futbol local administrada por gente que ni idea ni gusto por el futbol… Y me pregunto, ¿para qué carambas darle espacio y lugar a este tipo de selecciones en una eliminatoria mundialista? Esos pseudo deportistas merecen una sanción ejemplar por parte de FIFA… Digo.

QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE

¿Cómo es posible que un equipo otrora formador y forjador de grandes futbolistas y con una cantera envidiable y ejemplar como Pumas, hoy arrastra la cobija en el torneo local arañando los últimos lugares y además se exhibe al intentar contratar a un veterano de 35 años como Ludueña… ¿Para salvarse?

PD. Con razón el aficionado se pregunta, ¿por qué los brillantes futbolistas mexicanos jóvenes que ganan campeonatos y medallas en fuerzas básicas no logran afianzarse en Primera División?... Precisamente por este tipo de estupideces.     

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57