Juego limpio

Futbol... fiesta, o pleito y violencia

Para quienes amamos el futbol, para quienes lo jugamos profesionalmente y por tanto significa tanto en nuestras vidas, para quienes implica un espectáculo con el que crecieron y al que asisten de buen talante, para los cientos de miles que se sienten atraídos a los estadios para disfrutar de un momento de esparcimiento y emoción viva, para quienes creemos que este deporte es un incomparable generador de alegría e ilusiones, resulta simplemente inaceptable e inconcebible que haya quien insista en convertir este increíble deporte-juego en una olla de violencia y un generador de odio social y colectivo… y mucho menos de violencia personal.

No concibo cómo es posible que las autoridades correspondientes, tanto deportivas como sociales, hayan dejado crecer la violencia que ha penetrado tan profundamente en muchas de las aficiones en diferentes países del planeta hasta llegar a límites impensables e intolerables.

Hoy mismo, que supuestamente deberíamos estar disfrutando de dos grandes e importantes torneos en el contexto internacional, la Copa América Centenario y la Eurocopa de Naciones, competencias que enlistan a lo mejor del futbol mundial, y que por lo tanto, deberían de ser dos grandiosas fiestas y dos suculentos platillos, tenemos que lamentar hechos violentos y actitudes sociales imperdonables ligados a estas fiestas deportivas.

A GRANDES MALES… GRANDES REMEDIOS

Si ya resultaba indigno y vergonzoso escuchar el grito de ehhh, ppuuutttooo, en los juegos del Tricolor, ahora me avergüenza y me preocupa escucharlo tambien en partidos entre otras selecciones nacionales ajenas al Tri, mientras que en la Euro, las acciones y las agresiones bien documentadas entre hooligans rusos e ingleses ya cobraron una vida y decenas de heridos en las calles francesas de varias sedes.

Quienes amamos al futbol, debemos hacer algo para evitar que la violencia siga siendo el compañero de asiento de cualquier aficionado, en cualquier estadio, en cualquier parte del mundo…  digamos no a la violencia, incluso si para ello hace falta que las autoridades tomen medidas extremas que se dejen sentir de manera directa contra todos los aficionados violentos durante algún tiempo.

PD. Ya basta…  

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57