Juego limpio

La FIFA… tan sucia como el PRI

Cuánta podredumbre está afectando seriamente el futuro del futbol profesional, cuánta mugre se acumula escondida en esos brillantes escritorios y esas flamantes oficinas de la FIFA allá en Suiza. Cuánta estupidez oscurece el futuro de este bellísimo espectáculo deportivo.

La prueba fehaciente de lo que comento líneas arriba ha sido esa elección del ¿nuevo? presidente de la FIFA. Un personaje tan oscuro y siniestro como Blatter o Platini, tan sucio como muchos de esos personajes del organigrama de FIFA que en este momento están siendo investigados y apresados por malversación de fondos y por fraudes cometidos a la sombra de sus puestos de mando en alguna confederación regional o mundial de FIFA.

¿En serio alguien cree que quien fuera la mano derecha de Platini, y altísima figura en la UEFA, la confederación más influyente en el ámbito mundial del futbol no sabía de los tejes y manejes y las actividades turbias y delincuenciales de sus cuates Blatter y Platini?

Seamos serios y dejémonos de estupideces, este Infantino, políglota suizo, ha llegado a la presidencia de FIFA solo para una cosa… para tapar toda la basura de sus cuates y para mantener a la FIFA en el mismo camino de sobreexplotación deportiva y económica del futbol en el mundo. Lo consiguió con el apoyo de quienes explotan el espectáculo deportivo, y obviamente, con el apoyo de quienes esperan a conseguir una rebanada del apetitoso pastel.

Infantino es un títere de los multimillonarios intereses que prevalecen en el futbol mundial, hoy por hoy convertido en uno de los negocios más redituables del mundo para aquellos que lo explotan a pesar de la sobredosis de juegos y torneos que están dañando y acabando con los futbolistas del planeta. Dígalo si no esa propuesta de Infantino para realizar los mundiales con 40 equipos, algo a todas luces antideportivo e inhumano.

En fin, ahí está Infantino ganando la elección en FIFA al más puro estilo del PRI en la política mexicana, con trampas, chicanadas, sobornos, y todo ese arsenal de asuntos turbios que ha perfeccionado la nomenclatura política en México…

PD. Lástima, el futbol sigue en las peores manos.   

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57