Juego limpio

Directivos del Atlante… La porra los saluda

Finalmente y después de hacer un gran esfuerzo, permanente, continuado y serio, la directiva del Atlante consiguió lo que tanto buscó… Descender al equipo, fueron por lo menos tres años de un esfuerzo continuado y persistente, pero finalmente lo lograron, no contentos con haber llevado al equipo como nómada sin raíces, de ofrecerlo al mejor postor y convertirlo en un equipo sin color ni calor, sin historia ni identidad alguna, descuidándolo al máximo.

Créanme que en este futbol manipulado y mediocre, resulta muy difícil enviar a un equipo a la división inferior, la trama y el libreto están pensados para que solo quien se descuide tres años pueda perder la categoría… Y el Atlante es un claro ejemplo de esta indiferencia y esta dejadez absurda e hiriente.

Platicando del tema con mi amigo Heriberto Murrieta recalcitrante atlantista, me dijo algo que me atravesó el corazón… Le pregunté: “Cómo estás Beto, cómo te sientes con lo sucedido al Atlante”, y me dijo: Carlos, “estoy muy triste, porque no puedo estar triste… Han arrastrado y maltratado tanto al Atlante, que ya ni tristeza siento en estos momentos, y esta situación de no sentir tristeza por este capítulo tan penoso en concreto, me pone triste”. Así o más claro.

Y esto que siente Beto Murrieta es lo mismo que sienten miles y miles de atlantistas frustrados, quizá más enojados e indignados que tristes.

PARA REFLEXIONAR…

Esto de desarraigar a un equipo de su lugar de nacimiento, crecimiento e identificación con muchas generaciones de aficionados que le dieron vida y sustento durante décadas, esto de los equipos nómadas, de los cambios de sede, cambio de nombre y apellido, de escudo, de filosofía, etc,  es exclusivo del futbol mexicano, en ningún otro país se da tan deleznable comportamiento, en ningún futbol del mundo se desprecia y se ofende a una afición local o regional como aquí, y no me refiero al descenso… Concretamente hablo de la estúpida idea de cambiar de sede a los equipos de manera tan simplona y estúpida… Que con su pan se lo coman.

PD. ¡Qué poca madre!… Tan tán.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57