Juego limpio

Cualquier parecido, es mera… realidad

Estaba el ratoncito despotricando desaforadamente contra el león, “pinche león, qué le pasa, ahora que lo encuentre le rompo su madre… quién se cree que es… Bla, bla, bla”. Cuando de pronto se le aparece el rey de la selva y le dice: “Hola mi ratoncito, qué haces por aquí tan enojado, qué te pasa”… El ratoncito lo ve, y muerto de miedo le responde: “Aquí nomás de hocicón, matando el tiempo…”.

Codesal insiste en que los árbitros actuales deben mostrar personalidad, y es cierto, pero el problema no pasa solamente por ese elemento fundamental en cualquier tipo de autoridad, desde siempre ha sido lo mismo, son como el ratoncito, siguen siendo un grupo de habladores.

¿PERSONALIDAD? CUÁNDO, CÓMO Y DÓNDE

Carácter para qué, cuándo y dónde, porque a mí no me cuentan, yo lo viví en carne propia “desdendenantes”. Como futbolista profesional conocí a muchos árbitros con carácter y personalidad, pero curiosamente muchos de ellos solo mostraban ese carácter y esa personalidad en ciertos momentos y situaciones, los árbitros suelen sacar la casta a conveniencia de partes… Se crecen ante los jugadores, ponen cara de “yo soy muy firme”, etc., pero cuando ven a un directivo o federativo, se les acaba toda su personalidad y su recio carácter… No…..posí.

Si realmente tuviesen personalidad y carácter, estarían trabajando de manera independiente y autónoma, serían profesionales comprometidos con su trabajo, se respetarían a sí mismos, no estarían sometidos a intereses y presiones de los directivos, ni permitirían que les impusieran a ningún jefe ajeno al gremio y mucho menos, se hubiesen prestado a ser doblados y controlados en base a cuestiones económicas… Como actualmente sucede.

La verdad es que más allá de la mentada personalidad y el carácter nuestros árbitros seguirán siendo motivo de queja y crítica negativas en la medida en que trabajen con los calzones hasta el suelo.

PD. No es personalidad lo único que les falta a los árbitros, como diría el Cuau, les hacen falta “un par de cocos”.

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57