Juego limpio

Corazón congelado a -40 grados

Ofrezco una disculpa a mis amables lectores, pero hoy no puedo hablar de lo habitual… Mi mente está en un rincón ignoto del planeta, por allá por el Yukon en Canadá, y para ser sinceros mi corazón late con dificultad, estoy aterrado y espero expectante desde ayer domingo cuando mi hijo Carlos Albert Moreno inició una travesía de alto riesgo, en la cual tendrá que caminar durante 72 horas en solitario una distancia de 100 millas (161 kms.) en condiciones climáticas de menos 45 grados, más riesgos inherentes.

No sé qué hacer, no sé para dónde voltear, me siento inútil, cuando acaban los rezos, cuando termina la parte preliminar de los consejos y las frases de apoyo de toda su familia y sus innumerables amigos, me quedo solo con su imagen y sus recuerdos y quisiera saber si fui lo suficientemente claro a la hora de transmitirle mis sentimientos, mezcla de orgullo, de apoyo y de contención.

Por supuesto nunca le transmití mis temores, intenté que se llevara consigo ese orgullo que como padre permea en mi corazón por su valor y entereza, pero negarlo hoy sería mentir, estoy asustado, tengo miedo… Lo pienso en la noche, cansado, con un frío inimaginable para nosotros, solo, metido en una funda y en la obscuridad absoluta, después de haber caminado arrastrando en la nieve con su cuerpo cerca de 30 kilos a lo largo de por lo menos 50 kilómetros durante el día... Y como padre, me lleno de angustia y temor.

Soy creyente y sé que Dios lo estará cuidando, pero por más que quisiera eso no me tranquiliza mucho.

Sin embargo, hay un tema que me llena de orgullo y me da fuerza ya que mi hijo decidió darle “una causa de vida” a su esfuerzo y a su riesgo, ofreciéndolo en apoyo a los niños con cáncer sin recursos, específicamente a la Amanc.

Si usted puede, apoye esta causa donando lo que pueda a la siguiente dirección (www.amanc.org/160esferasdevida.hlml) aclarando que será una donación que va 100% para esos niños, y que además es deducible de impuestos.

PD. Espero que mi hijo termine la prueba sano, y que su esfuerzo y voluntad ayuden para que muchos niños se beneficien por la amabilidad de quienes los podemos ayudar un poco.   

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57