Juego limpio

Entre Copa y Copa

QUERIDO JACOBO, COMPARTIR CONTIGO EL ESPACIO RADIOFÓNICO DE TU PROGRAMA “DE UNA A TRES” EN RADIO CENTRO ESTE ÚLTIMO AÑO, HA SIDO UNA EXPERIENCIA IMBORRABLE Y ENCANTADORA.

GRACIAS POR COMPARTIR CONMIGO LA SAZÓN DE TU VIDA Y LA EXPERIENCIA DE TU PROFESIONALISMO…. HASTA SIEMPRE.

 

El Tricolor pasa de Copa en Copa sin enseñar mejoría ni regularidad alguna, vamos de juego en juego, y de torneo en torneo sin dar color, siempre con el pretexto a flor de boca, “esta no es la selección A”, “este juego fue para probar”, “se lesionaron fulanito y sutanito”, etc.

Cómo estará la cosa que lo destacado del juego frente a Honduras fue la pasarela de peinados y cortes de cabello de los jugadores.

A QUÉ VIENEN

Los jugadores mexicanos que militan en equipos extranjeros, por lo menos la mayoría de ellos.

En serio nadie nota lo sobrados que llegan, ¿para qué queremos a futbolistas ajenos a su responsabilidad y respeto por la camiseta del Tri? A mí me parece obvia la conducta de la mayoría de estos futbolistas que llegan a la selección nacional para revivir sus anécdotas, para ponerse al día en cuanto a sus conquistas, los noto como una grupo de cuates que deciden aprovechar su reencuentro para darse a la tarea de recuperar el tiempo y para ponerse al corriente de sus vidas… y aunque saben que se tienen que poner el uniforme del Tricolor para salir a jugar, eso es lo secundario de su viaje, lo suyo lo suyo, es compartir aventuras, anécdotas, conquistas, comparar gadgets, hablar de sus amiguitas, aprovechar el viaje para tatuarse en la concentración, etc.

Se saben indispensables y por lo tanto, han perdido el hambre por ganar, la necesidad natural de triunfar, ya no aspiran a nada más alto, son un grupito de engreídos de vacaciones que dedicarán buena parte de su tiempo en asistir a las sesiones obligatorias de grabación de promociones de todo tipo para los patrocinadores, y otro tanto, para reforzar sus lazos personales y afectivos y así dar rienda suelta a sus instintos juveniles.

PD. Lo primero es lo primero… y lo primero es pasarla de poca madre. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57