Juego limpio

Cómplices de violencia intencionada…

Eso son la FIFA y el desvergonzado y asqueroso ¿jugador? colombiano Camilo Zúñiga… La FIFA porque este tipo de agresiones violentas y cobardes, como la de Zúñiga, son producto de esa orden que ha dado a los árbitros para que no utilicen tarjetas rojas a menos que el agredido quede moribundo o en estado de coma, en aras de cuidar su negocio y de brindar al aficionado un espectáculo de 11 contra 11 y para no darle al futbol una aureola de violencia.

Zúñiga fue a golpear directa e intencionadamente a Neymar y lo puedo probar científicamente cuando gusten y en donde gusten: este mala leche colombiano no fue a disputar un balón dividido, jamás hubiese llegado a ese esférico. Neymar esperaba de espalda al brutal colombiano que de manera cobarde saltó con la rodilla por delante para dañar al rival con todos los agravantes de premeditación, alevosía y ventaja, agregándole el de cobardía, ya que al agredir al rival por la espalda estando ambos en el aire, jamás le dio tiempo para cubrirse o intentar minimizar ese golpazo que lo lesionó seriamente. Cuando un jugador puede ver lo que viene, se cubre o intenta minimizar el encontronazo, pero cuando alguien llega por la espalda con la rodilla por delante como arma de golpeo, como lo hizo Zúñiga, resulta imposible defenderse o cubrirse.

He revisado la jugada una y otra vez y estoy convencido de la mala leche de Zúñiga, ya que no intentó desbalancear, sino agredir, fue una acción intencionadamente violenta y cobarde, y para colmo, este sinvergüenza se atreve a mandar una carta dizque de arrepentimiento a Neymar diciendo que fue una “acción normal de juego”. Se necesita ser un malnacido para hacer y decir lo que este pelafustán asegura con una sonrisa burlona en el rostro.

Espero que la FIFA rectifique su postura y lo sancione severamente, cual merece todo agresor cobarde y artero, Zúñiga fue directo a golpear intencionadamente por la espalda y sin balón de por medio a Neymar, y eso, aquí y en Brasil, es una cobarde agresión y merece una sanción ejemplar.

PD. Camilo Zúñiga es un vil delincuente vestido de futbolista.  

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57