Juego limpio

Sí… fue Clásico

A pesar de haber perdido, me parece que fueron las Chivas las que más pusieron lo que se tenía que poner para que este juego se convirtiera en un Clásico; desde el inicio del encuentro mostraron ambición y entrega, fueron implacables en la búsqueda del terreno contrario, brindando 20 minutos iniciales muy buenos y 80 restantes de gran pundonor.

Era tan claro que empezaron a sacar de sus casillas a los americanistas, fue tanta la presión que el primer tiempo terminó con tres amarillas, dos para América y una para Chivas.

Apenas al minuto 60, América se pone 2-0 y ahí empieza lo más importante e interesante del juego, porque Chivas no solo no se achica ni se apaga… por el contrario, se crece y se lanza a morir o matar, poniendo contra las cuerdas al América a pesar de que Cisneros se hace expulsar estúpidamente.

Cuando todo parecía miel sobre hojuelas para América, Paolo Goltz se hace expulsar también estúpidamente, nivelando nuevamente el número de jugadores por equipo, lo que envalentona más a Chivas convirtiéndolos en verdaderos guerreros tomando por asalto al América que ya no sentía lo duro, sino lo tupido. Esta actitud de Chivas en combinación con el cambio de Sambueza (inteligencia y visión de juego), por Michael Arroyo (velocidad pura y simple), alentaron al chiverío para lanzarse de manera suicida hacia el frente ya con el Gullit en la cancha desde el minuto 55, quien por cierto, a los 73’, acerca a Chivas 1-2, provocando una sobredosis de adrenalina en su equipo que encendió aún más el ambiente en la cancha y en las tribunas, para convertir el final del juego en un manicomio con Cota, portero Chiva, jugando como delantero y manteniendo el ambiente de locura en los ocho minutos finales que compensó el árbitro Fernando Guerrero, quien por cierto lo hizo muy bien dadas las circunstancias.

Gana tres puntos América, pero ganan admiración ambos equipos y sobre todo gana espectáculo la afición.

También hubo cosas negativas que ya mencionaremos, pero hoy, solo quiero dar fe de un Clásico que cumplió las expectativas en la cancha y eso es muy valioso e importante para nuestro futbol.

PD. Este no fue un Clásico de oropel o mediático, fue un muy buen Clásico… felicidades a los futbolistas. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57