Juego limpio

Carta abierta al Presidente de México

Señor presidente Enrique Peña Nieto, con el respeto que su investidura merece, me dirijo a usted para exponerle mis comentarios como respuesta a la preocupante actuación de la delegación mexicana que nos represento en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro (salvo excelentes excepciones).

En este momento resulta muy fácil señalar responsables, bastaría con voltear a ver a muchos de los dirigentes del deporte nacional, ya sean Asociaciones, Federaciones o a los dirigentes “de las cúpulas” que supuestamente están ahí para velar por el buen desempeño y la buena administración de nuestro deporte y nuestros deportistas, sin embargo, creo que nos quedaríamos cortos, ya que desde mi perspectiva, usted es parte importante de este tropiezo.

Podríamos analizar la terrible falta de apoyos reales para el deportista mexicano durante su mandato, más allá de la grotesca creencia de que al deporte se le apoya solamente aventándole e inyectándole millones de pesos, podríamos también suplicarle que no se engañe cuando piense que apoyar al deportista mexicano es invitarlo a que se tome una fotografía y una selfie con usted en Los Pinos cuando obtiene un triunfo relevante

No Sr. Presidente, eso no es apoyar al deporte mexicano, por lo menos apoyarlo en donde más se necesita.

Por otro lado, es el momento justo para recordarle que el nombramiento de su amigo Alfredo Castillo como presidente de la Conade no solo resulto absurdo, por cuanto a su ignorancia del sistema nacional e internacional del deporte, sino por el exhibicionismo rampante y el abuso de una ignorancia temática deportiva que lo convirtió en un dirigente exhibicionista y pendenciero, por decir lo menos.

Alfredo Castillo es en este momento, un elemento que en lugar de aglutinar voluntades y sumar esfuerzos, se dedica a generar problemas a granel, y eso no le conviene a nadie… y menos a usted.

Por todo esto… y mucho más, como deportista y como mexicano amante del deporte, le suplico atentamente revise no solamente la precaria situación del deporte y los deportistas mexicanos… vaya más allá e inicie una revolución administrativa y un cambio serio y substancial en la forma de percibir el deporte como elemento de superación no solo personal, sino nacional.

En este país hay miles y miles de grandes deportista en potencia que solo están esperando que un Presidente se atreva a promover adecuadamente el inicio de una Reforma Deportiva… sea usted ese Presidente, México se lo agradecerá. 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57