Juego limpio

2 0 1 6

Será un año de muchas contradicciones en nuestro futbol profesional, incluyendo en este tema las llamadas fuerzas básicas.

Será un año de contrastes muy marcados, ya que mientras por un lado seguiremos viendo cómo crece el éxodo de futbolistas mexicanos hacia el Europa, por el otro, continuaremos viendo cómo aumenta el número de jugadores no nacidos en México en los equipos de la Liga cada vez menos mexicana… y lamentablemente también en el Tri.

Es un asunto muy curioso y raro, ya que por un lado, las selecciones juveniles nacionales Sub 17 y Sub 20 obtienen grandes e importantes logros y éxitos, lo que debería de representar para nuestros futbolistas jóvenes un lógico apoyo y la posibilidad de encontrar un lugar en los equipos de la Liga mexicana para continuar su crecimiento y desarrollo natural en nuestro futbol ¿mexicano? (y por consecuencia lógica, frenar la contratación de tantos futbolistas no nacidos en el país), pero sucede exactamente lo contrario.

Cada temporada se contratan más y más extranjeros y se naturalizan otros tantos. Y lo peor del asunto es que como obvia consecuencia de este proceso, se presenta un problema muy serio en nuestra selección nacional, ya que como muchos de los futbolistas mexicanos tardan en madurar en Europa y en ocasiones no son titulares en sus equipos, los seleccionadores mexicanos no los llaman al Tri, y por otro lado, aquellos exitosos jugadores juveniles no encuentran lugar en los equipos porque los técnicos no se arriesgan con ellos en torneos cortos.

De esa forma, la solución que han encontrado los técnicos nacionales ha sido la de llamar naturalizados a la selección mexicana, jugadores que hablando en plata, jamás tendrían la oportunidad de ser seleccionados nacionales en su país de nacimiento.

Por lo que, lamentablemente, para los futbolistas nacidos en México, el llamado Tri está cada día más despintado y descolorido y se ha convertido en una opción más clara para futbolistas no nacidos en México, y así cerramos el círculo vicioso.

PD. Con una Liga cada vez “menos mexicana”, y una selección cada vez “menos nacional”. 

 

carlos.albert@milenio.com

twitter@calbert57