Especial

Desde París

La diferencia de horarios entre Francia y México es de 7 horas en el horario del centro, o sea que cuando en Francia son las 12 del día, en México apenas son las 5 de la mañana, y por tanto los juegos de la Eurocopa que se juegan a las 9 de la noche aquí, terminan a las 4 de la tarde en México, más los tiempos extra como en el Portugal-Polonia y los penales, resulta que estoy mandando material a México casi a la una de la mañana de Francia, si bien me va.

Obviamente, necesito tiempo para ir al hotel y tiempo para escribir y corregir, de tal suerte que termino como a las 2 o 3 de la mañana de acá... Ah, pero como acá el horario se vive de acuerdo con sus tiempos, los entrenamientos y las comidas y todo lo que hay que hacer requiere hacerse en estos horarios franceses, de tal forma que "la levantada" no sabe de diferencias de horario y las comidas se programan en horario francés, y los viajes igual... la verdad, es imposible quedarse dormido hasta las 3 de la tarde para dormir 7 horas corridas, o sea, quienes piensan que cubrir un espectáculo tan extraordinario resulta muy agradable y sencillo, se equivocan, es una chamba difícil y matada, aunque también es maravillosa y motivante.

Para quienes gustamos y amamos el futbol, estos momentos de cercanía con este nivel de competencia como la Euro, la búsqueda de la noticia, el disfrute de los juegos, la cercanía con la calidad, los paseos en momentos de descanso a costa de horas de sueño, el reto de buscar temas, la preparación de las notas, etc., son la sangre que nos mueve y nos impulsa, esta adrenalina y este agotamiento físico, sirven para sacar fuerzas de flaqueza y seguir aprendiendo y disfrutando de este bellísimo deporte.

Ayer fue un día larguísimo. A las 11 am en el Palacio de Avignon, lugar que ocuparon 9 papas cuando el monarca de Italia los corrió de su reino, palacio impresionante que fue epicentro de la religión católica durante décadas, edificación que nos habla de la riqueza y esplendor de la figura papal, por cierto muy pero muy alejada de la pobreza y de los pobres; 1 pm, visita "al puente inconcluso de Avignon", posteriormente salida a Marsella por carretera para llegar a comer y trasladarnos al estadio para ver el juego Polonia-Portugal. Acabando el partido, realizar entrevistas y editar material para radio y tv, y desde luego, también para ustedes amigos de La Afición... Vaya día de 18 horas.

carlos.albert@milenio.com