La contracolumna

Fue penal

Era: pretérito imperfecto de acuerdo a la Real Academia, copretérito según nuestras maestras de primaria. La conjugación del verbo ser en modo indicativo y copretérito evoca a una acción que aún no se ha resuelto o finalizado del todo.

La negación por delante como primer síntoma del mecanismo de defensa nos conduce al bucle del No Era. Cerrar el capítulo y mirar hacia delante, aún sin renunciar a la impugnación derivaría en un más adecuado “No fue penal”. Narrar la historia en tiempo pretérito perfecto simple, mejor conocido como pasado a secas, sería dar un primer paso hacia la luz.

El pretérito imperfecto tiene bien ganado su apellido por negarse a sepultar, mucho menos aprender de los errores de su primo el pasado, y así encontrar la salida hacia un futuro mejor. A los mexicanos nos encanta conjugar en copretérito: ese tiempo en donde el hubiera instala su morada imaginaria, refugio de la cruel realidad.

Lo que nos disgusta es obedecer las reglas. Da igual que sean redactadas por la RAE o por la FIFA, cuyo reglamento define como falta el “hacer una entrada a un adversario para ganar la posesión, tocándole antes que al balón. Si la infracción se comete dentro del área propia, el juego se reanuda con un tiro penal a favor del equipo atacante”. Y el que atacó en ese preciso momento, como durante toda la media hora final, fue Holanda.

Afortunadamente Carlos Vela es presente. No sólo en singular o en tercera persona (ellos, la Real Sociedad). Ahora también es nuestro, no sólo hipotéticamente nuestro. Ayer en Ámsterdam dejó de ser un futbolista del maldito pretérito imperfecto, en el siempre incierto modo subjuntivo (si Vela estuviera, si Vela aceptara, si Vela jugara y metiera goles...).

México jugó en el estadio del Ajax mientras otros jugaban partidos moleros. Por una vez fue el rival el de las fallas increíbles y el de la mala suerte. Durante 90 minutos ellos hicieron el futbol y nosotros hicimos los goles. Resolvieron nuestras individualidades y no las suyas. México se quedó con la victoria y Holanda con los pretextos. Fue un amistoso, pero por algo se empieza. Que ningún retrógrada vuelva a hablar de Robben en copretérito.

www.futbolsapiens.com

twitter@BarakFever