La contracolumna

A clavarla

Inglaterra no se fija en pasaportes, solo discrimina a los mediocres. Y Javier Hernández es muchas cosas: buenas y malas, pero bajo ninguna perspectiva es un futbolista del montón. Por algo será nuevamente el único representante mexicano en la Premier League, donde a otros apenas les alcanza para buscarse la vida en Bélgica o Estados Unidos.

West Ham United, uno de los 20 equipos más ricos del mundo, repesca a Chicharito por apenas 15 millones de euros, si bien algunas fuentes apuntan a un descuento mucho mayor. Su meritorio y dilatado paso por el futbol europeo le ha valido para costar seis veces menos que Romelu Lukaku, cinco veces menos que Álvaro Morata y cuatro veces menos que Alexandre Lacazette.

Y sin embargo, por histórica que pueda ser la temporada del belga en el Manchester United, no hay manera de que rentabilice su fichaje anotando el séxtuple de goles respecto al próximo delantero del West Ham. Del mismo modo, resulta inconcebible que el español del Chelsea meta cinco goles por cada uno que logre su vecino mexicano en Londres, o que el francés del Arsenal consiga el cuádruple.

Desde esta perspectiva, el éxito de Hernández parece garantizado. Le esperan Slaven Bilic, apasionado técnico croata que, con mucha probabilidad, conecte de inmediato con su determinación y ética laboral. Ahí estarán jugadores como Joe Hart, Pablo Zabaleta, José Fonte, Mark Noble o Robert Snodgrass, en un vestidor muy distinto al jardín de niños que encontró en Leverkusen. Javier, junto a André Ayew, Michail Antonio, Manuel Lanzini y tal vez Marco Arnautovic, tendrá como misión mínima mantener al West Ham entre los diez primeros de la Liga más potente del orbe.  Por la presión social-mediática a la que se ve expuesto parecieron muchos más, pero la travesía de Hernández en Alemania se prolongó dos años. Lo cierto es que Chicharito llegó a Leverkusen para elevar las aspiraciones de un equipo harto de quedar siempre en tercer o cuarto lugar. Lejos de ello, abandona un Bayer a las puertas del descenso.

Siete temporadas y 107 goles después de aterrizar en Manchester, Hernández recalaría en un club a la medida de sus facultades. Hasta ahora Chicharito ha sabido defenderse en todas las bellas artes... pero el martillo parece su herramienta ideal.

www.futbolsapiens.com • twitter@BarakFever