La contracolumna

Los años maravillosos

Los ingleses han vuelto. Disfrazarse de gigante europeo en su ausencia fue divertido para su masoquista afición. ¡Tiempos de pintarle la cara al todopoderoso Real Madrid! Antes de Simeone, venían de descender y seguían viviendo de aquella lejana vez cuando jugaron la final de la Copa de Europa. Al contragolpe volvió la gloria: Atlético ganó la Liga contra todo pronóstico e incluso se metió a dos finales de Champions, donde sucumbió ante su arrogante rival. Como siempre, Chelsea desmanteló al equipo que entonces cambió de estilo. Pasó a construir con el balón y le salió mal. Semifinalista en la Champions pasada, el sorteo de este año no le sonrió: Chelsea, Roma y Atlético en un mismo grupo tenía que cobrarse una víctima. Y no fueron los de Londres, sino los de Madrid. El Atlético, humillado, no pudo vencer ni al Qarabag.

Los ingleses han vuelto. Disfrazarse de gigante europeo en su ausencia fue divertido para su inigualable afición. ¡Tiempos de pintarle la cara al todopoderoso Bayern Múnich! Antes de Klopp, casi descienden y seguían viviendo de aquella lejana vez cuando jugaron la final de la Copa de Europa. Al contragolpe volvió la gloria: Dortmund ganó dos Ligas contra todo pronóstico e incluso se metió a una final de Champions League, donde sucumbió ante su clásico y arrogante rival. Como siempre, Bayern desmanteló al equipo que entonces cambió de estilo. Pasó a construir con el balón y le salió mal. Casi semifinalista en la Champions pasada, el sorteo de este año no le sonrió: Real, Tottenham y Dortmund en un mismo grupo tenía que cobrarse una víctima. Y no fueron los de Londres, ni los de Madrid. El Dortmund, humillado, no pudo vencer ni al Apoel.

Los ingleses han vuelto. Disfrazarse de gigante europeo en su ausencia fue divertidopara su ingrata afición. ¡Tiempos de pintarle la cara al todopoderoso PSG! Antes de Jardim, venían de descender y seguían viviendo de aquella lejana vez cuando jugaron la final de la Copa de Europa. Al contragolpe volvió la gloria: Mónaco ganó la Liga e incluso se metió a semifinales de la Champions League. Como siempre, media Europa desmanteló al equipo que había cambiado suultradefensivo estilo. Semifinalista en la Champions pasada, el sorteo de este año le sonrió: Porto, Leipzig y Mónaco en un mismo grupo tenía que cobrarse una víctima. El Mónaco, humillado, no pudo vencer ni al Besiktas.

www.futbolsapiens.com  • twitter@BarakFever