La contracolumna

Mírate en el espejo

Espejito, espejito... ¿cuál es la mejor selección de este mundito?

—Alemania. Es Alemania.

Espejito, espejito... pero, ¿cuál es la selección que juega más bonito?

—Chile, amo.

—Espejito, espejito... ¿para ganar en Rusia, quién es favorito?

—Brasil

—A ver, espejucho... habla más fuerte que no te escucho.

—Dije Brasil. Y si no, España. O Francia. Tal vez Italia, jefe.

—Espejo, espejo... dime ya que soy yo el más pendejo.

—Lo siento, señor. Pero ese es Inglaterra pues tiene más potencial que usted, señor.

A la Copa Confederaciones llegan ocho países y México, cuando bien le va, queda cuarto. Al Mundial van 32 y ahí México suele deambular entre los lugares 11 y 15. A la Copa América Centenario acudieron 16 selecciones, México quedó séptima. En el último hexagonal, México fue cuarto lugar.

Los hechos reflejan que nuestra selección es un equipo de media tabla, al que se le exigen resultados de equipo grande que ni su historia ni su presente avalan. Nuestra novia es guapa y simpática, pero no le exijamos modelar alada en la pasarela de Victoria's Secret, si no queremos que la realidad nos descalabre.

Quienes no tengan espejo, al menos miren TV. Se habrían dado cuenta que la temporada de Miguel Layún y Héctor Herrera en el Porto fue espeluznante. Que Javier Hernández y Raúl Jiménez, en equipos buenos más no extraordinarios, anotaron a cuentagotas. Que Carlos Vela ya no es lo que era (en los tiempos en que declinaba las convocatorias). Que Carlos Salcedo fracasó en Italia. Que a Memo Ochoa le metieron goles hasta por sus ojos, oídos, boca, narices y salvos sean los orificios restantes. Que en definitiva, por más cumplidores que sean Diego Reyes, Jonathan dos Santos o Héctor Moreno, alcanza para lo que alcanza.

¿Podemos pedir más? ¿Debemos esperar más? Siempre. Sólo así se puede crecer. Sin embargo, el mayor problema del futbol mexicano son sus quiméricas expectativas. La exigencia no corresponde con la realidad labrada. Condenemos a la selección cuando deje de intentarlo, pero acostumbrémonos de una vez a que no lo logre.

www.futbolsapiens.com • twitter@BarakFever