La contracolumna

David y Guardioliat

“Lo primero que debes procurar es hacer de Old Trafford un campo inexpugnable”, le sugirieron. Y David Moyes cumplió a rajatabla. Ganar en el Teatro de los Sueños es ahora tan difícil que el Manchester United casi nunca lo logra.

Pasaron 36 años sin que el United sufriera dos goleadas seguidas en su feudo: Liverpool y Manchester City lo han conseguido. Pero no hubiera sido posible sin Moyes. Antes, los Red Devils mordieron su propio polvo ante el Everton por primera vez desde 1992. Permitieron que West Brom saliera victorioso de su campo como no lo hacía desde 1978. Y dado que Newcastle no disfrutaba de semejante efeméride desde 1972, Moyes no permitió que pasara un año más sin que las urracas devastaran Old Trafford. Generoso como ninguno, además obsequió al Swansea su primera victoria en el Teatro de los Sueños.

Otros récords: nunca desde 1991 el Manchester había perdido 10 partidos en una sola temporada. Nunca desde 2003 había sufrido tres reveses seguidos. Jamás desde 1984 había doblado la rodilla ante el Stoke. Nunca. Jamás. Había. Si las estadísticas son desoladoras, el futbol que practica su equipo es bastante peor.

Sin embargo, Moyes no dejó ir a Pogba para quedarse con Cleverley. Ni eternizó a Ferdinand y Vidic mientras entregaba a Piqué a cambio de un plato de lentejas. Moyes no perdió 1-6 en Old Trafford ante el City (aunque casi), ni cayó eliminado en la fase de grupos de la Champions, como sí le ocurrió a Ferguson hace dos años. Le fue entregado un equipo campeón, pero en franco declive y la culpa de tan accidentado traspaso de poderes no ha sido compartida.

Analicemos el otro extremo: el de su próximo verdugo en la Champions, el que lleva 25 puntos de ventaja cuando quedan 21 por disputarse en Alemania. El Bayern ha roto todos los récords inimaginables de la Bundesliga y ningún osado se atreve a darle todo el mérito a Guardiola, claro está el reconocimiento al trabajo de sus antecesores Heynckes y van Gaal.

Ahora el destino enfrenta a los dos grandes plusmarquistas de esta temporada. El resultado de la batalla es tan previsible como que al final, el tribunal hará cargar a Moyes con toda culpa, mientras librará a Guardiola de todo mérito.

www.futbolsapiens.com

twitter@BarakFever