Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

1 27 SEMANAS. Tardó Miguel Ángel Flores en volver a pitarle al Querétaro. La última vez, sancionó un penal inexistente a favor de los Gallos Blancos en esa larga carrera de errores que perjudicaron al hoy descendido cuadro de la Universidad de Guadalajara. En el partido de esta semana ante América, su mala ubicación le impidió observar a cabalidad la falta que le cometió George Corral a Miguel Samudio en lo que era un flagrante penal.

 

2 NO CONVENCIÓ. La labor de Luis Enrique Santander allá en el puerto jarocho. En un penal a favor de los escualos, da la orden de ejecutar sin percatarse que el meta choricero Alfredo Talavera jamás estuvo colocado sobre la línea de meta y debajo de los postes, (mandato de regla). El adelantamiento del arquero nacional fue lo menos que pasó y se repitió el cobro. En la segunda ocasión sucedió lo mismo y hasta un poquito más.

 

3 EN LA EXPULSIÓN. Tampoco anduvo fino. Echó al peruano Christian Cueva por una supuesta plancha en que ni tocó a su adversario y prueba de ello, es que la siempre diligente Comisión Disciplinaria ya le quitó la suspensión. Me parece que el trabajo con Santander tendría que ir por el lado sicológico. No vaya a ser que se nos trepe en el ladrillo y a volar.

 

4 REAPARECIÓ. Luego de muchas semanas Paul Delgadillo. El silbante tapatío anduvo fuera por lesión y tuvo acción en el Pumas ante Jaguares. El partido fue tan limpio que no dio tiempo para evaluar el grado de falta de cancha de este nazareno, pero su experiencia lo sacó a flote. En la jugada en que se pide penal a favor de Pumas creo que la cercanía del balón y la dinámica corporal del Gato Silva impiden pensar en una mano deliberada.

 

5 EL QUE SIGUE. Pitando con sus reglas es Paco Chacón. Increíble que con su jerarquía, una jugada de rutina desemboque en dos expulsiones. Él solo permite que crezca el incidente y termina por botar a Luis Montes y a Luis Gabriel Rey. Lo peor de todo es que se enojó y además, lo hizo evidente.

 

6 HACE 6 AÑOS. Falleció Don Arturo Brizio Ponce de León. Mi padre fue árbitro profesional en la década de los 70 y nos inculcó a Eduardo mi hermano y a un servidor el amor por esta hermosa profesión. Además, al retirarse como silbante fungió como gerente de los Pumas de la Universidad, trayendo a jugadores de la talla de Evanivaldo Castro Cabinho y Spencer Coelho.

 

7 POSEEDOR DE UN CARISMA. Impresionante, dejó amigos a lo ancho y largo de la República y allende las fronteras. Su sepelio fue un festival donde, diría Serrat, se dieron cita el noble y el villano. Como instructor de aspirantes, legó su cariño para sus alumnos y seguro estoy que los que no llegaron a estrellas del arbitraje, son ahora personas de bien.

 

8 AGRADEZCO SU COMPRENSIÓN.- Amable lector, a estas líneas cargadas de nostalgia. Fue mi padre el mejor amigo. Afortunadamente, no nos quedamos a deber un beso, un abrazo, una confidencia, una mentada ni una copa. ¡Hasta siempre, Don Arturo!

 

9 EL DICHO DE LA SEMANA. Como el viejo decía: “El buen árbitro se hace como el rompope: Con huevos, leche y alcohol”.

 

apbcarter_1@hotmail.com