Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

1 FELICITACIONES. Me siento muy contento de que la Liguilla del futbol mexicano haya concluido de muy buena manera. Me refiero por supuesto al tema arbitral, donde los hombres de negro se sobrepusieron a una temporada regular más bien malona, para agrandarse e impedir que se convirtieran en el socorrido pretexto de los derrotados.

 

2 LAS DECISIONES MÁS POLÉMICAS. Sin duda le tocaron a quien debería ser considerado el estandarte del arbitraje mexicano: Roberto García Orozco. Primero, el penal sancionado en la agonía del encuentro entre América y Pachuca a favor de los Tuzos. Todavía, con mil repeticiones, no podemos ponernos de acuerdo en el tema de la distancia, la fuerza del balón o si a Pablo Aguilar le pegó primero en la pierna. Pienso que en la cancha, cualquiera lo hubiera marcado.

 

3 LUEGO VINO. Lo que en su momento consideré como un error de designación. Volverlo a poner en un partido que involucrara a los hidalguenses le metería demasiada presión al silbante y así ocurrió. Pese a su impecable colocación, no se percató del penal que le cometieron a Ariel Nahuelpán cuando el juego estaba empatado en el marcador global y de esa manera perdió toda posibilidad de pitar alguna de las finales.

 

4 OTRA COSA PARA APLAUDIR. Es que la plantilla arbitral se sobrepuso a dos ausencias importantes: César Ramos Palazuelos prácticamente no actuó dado que viajó para incorporarse al Mundial Sub 20 en Nueva Zelanda y Jorge Antonio Pérez Durán dejó de ver acción desde aquel cambio de decisión en el Toluca-Atlas donde se desdijo de la marcación de un penal, acatando instrucciones externas.

 

5 SE LE ESCAPÓ LA LIEBRE. A Fernando Guerrero. Tras dos buenas actuaciones dirigiendo al Santos, era imposible que apareciera en la Final, sin embargo, debe sentirse satisfecho y orgulloso de su labor. Regresar a un estadio donde una semana antes lo trataron de agredir, créame usted, no es un asunto menor y lo superó con gallardía. Lo premiaron mandándolo de cuarto oficial a la gran Final.

 

6 EN EL JUEGO DE IDA. Si bien es cierto que el marcador habla de un triunfo holgado y sin dificultades, desde el punto de vista arbitral el peligro reside en que el derrotado se “arda” y empiece a repartir candela. En eso se basa la alta calificación que hay que ponerle a José Alfredo Peñaloza, quien parece que, ¡por fin!, se convertirá en el juez confiable que sus inicios auguraban.

 

7 EN LA GRAN FINAL. Estupendo el trabajo de Paco Chacón. Arrancó marcando en forma impecable un penal por falta de Jesús Molina, aguantó la presión cuando Querétaro se acercó en el marcador y concluyó su labor invalidando en forma correcta un gol a Ronaldinho por robarle el balón a Agustín Marchesín cuando iba a despejar.

 

8 LA REGLA ESTABLECE: “Se deberá sancionar a un jugador por jugar de manera peligrosa si patea o intenta patear el balón cuando el guardameta intenta despejarlo”. No lo digo yo, así está establecido y Chacón lo hizo de manera puntual.

 

9 EL DICHO DE LA SEMANA. Es más bien una calurosa felicitación al Club Santos por la obtención del título.

 

apbcarter_1@hotmail.com