Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

INCREÍBLE. Lo que sucedido la tarde del sábado en la ciudad de Monterrey. El cielo, literalmente, se cayó sobre la sultana del norte, con un aguacero que a la hora del partido de Rayados frente a las Chivas duraba ya 24 horas. Esto motivó que la cancha del Estadio Tecnológico quedara convertida en una alberca. Sin embargo, el cuerpo arbitral, encabezado por Miguel Ángel Ayala, decidió iniciar el juego.

 

NO APRENDE. Las lecciones que la vida y el arbitraje le han impartido a este muchacho, ya que bueno sería recordar que fue él quien dirigió aquel partido entre Cruz Azul y Jaguares donde, luego de suspender temporalmente el juego por condiciones similares a las actuales, decidió de común acuerdo con el comisario reanudarlo, desembocando en la fractura de Gerardo Flores y motivando que el Jerry quedara fuera de las canchas una larga temporada.

 

ES AQUÍ. Donde habría que cuestionar el papel de los comisarios. Según el estatuto y los diversos reglamentos que rigen en la FEMEXFUT, esta figura funge como la máxima autoridad en un partido. El árbitro está para tomar las decisiones que atañan a las reglas de juego. Entonces, quiero pensar que este par de sujetos creyeron que en 11 minutos se iba a componer la cancha a pesar de que llovía a bofetadas. ¡Dios mío, que impreparación!

 

ES HASTA QUE. Se lesiona Hiram Mier, defensor regio, cuando se le prende el foco al silbante, dialoga con el multicitado comisario y entonces, entra el protocolo llamado “gestión de crisis, que no es otra cosa que un telefonazo al jefe máximo de la liga. Entonces, al más puro estilo de un emperador romano, este “César” levanta o baja el pulgar para indicar si se juega o se suspende el partido.

 

LEJANOS QUEDARON LOS TIEMPOS. En que el criterio del árbitro era el que decidía en torno a este tipo de situaciones de emergencia. Hoy, el arbitraje, la comisión disciplinaria, los comisarios, los horarios de los juegos y un sinfín de aspectos más, están supeditados al poder de una sola persona que, para acabarla de amolar, es un empleado, de mucha categoría, pero empleado al fin.

 

¿QUÉ SIGUE? Bueno, pues la liga tendrá que poner fecha y hora para reanudar el partido. Se jugará el tiempo restante, con el marcador como se encontraba hasta el momento de la suspensión y en la fase del juego imperante, es decir, balón a tierra, saque de meta, etc. No es mandatorio que jueguen los mismos elementos que iniciaron este cotejo pero seguramente la comisión arbitral mantendrá al mismo nazareno. Ojalá no le llueva.

 

LO MALO ES QUE. Seguramente, seguirá lloviendo en la mayor parte del territorio nacional y que vienen juegos de Copa y la liga se juega el próximo fin de semana, como está establecido en el calendario. Creo que el primer capítulo de esta famosa “gestión de crisis”, debería establecer con letras grandes: CUIDAR LA INTEGRIDAD FÍSICA DE LOS JUGADORES y dejarle al “César”, comisarios y árbitros, llenar mil planas con este texto.

 

ESTA SEMANA. El arbitraje no estuvo al nivel de las 3 anteriores, pero lo de Monterrey se llevó la palma.

EL DICHO DE LA SEMANA: El futbol mexicano es el único negocio donde un empleado manda sobre los dueños.

 

apbcarter_1@hotmail.com