Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

1 UNA LEYENDA del futbol mexicano dejó de existir la semana pasada: Javier Guzmán, apodado el Kalimán y uno de los puntales de aquella máquina celeste de los años 70 cuando lo ganaron todo. A mi padre, Don Arturo Brizio Ponce de León, le tocó dirigir como árbitro en innumerables ocasiones al defensor veracruzano y tuvo sus raspones, como en la anécdota que les voy a referir a continuación.

2 RESULTA QUE al famoso Kalimán le dio por llamar “señor Brizio” al teniente coronel Mario Rubio y “señor Rubio” a mi papá. Cuando lo comentaron y se dieron cuenta que era una táctica para desconcentrarlos, acordaron que el siguiente al que le tocara arbitrar al Cruz Azul, le iba a mostrar la tarjeta amarilla si persistía en esa fingida confusión.

3 NO HAY FECHA que no se cumpla ni deuda que no se pague, tocó a mi querido Mario Rubio el siguiente encuentro que involucraba a los celestes y por ende, a su recio zaguero central. No pasó mucho rato cuando Guzmán, fiel a su costumbre, se dirigió al nazareno diciéndole “señor Brizio” a lo que Mario, como había pactado con mi progenitor, procedió a mostrarle la cartulina amarilla al tiempo que le advertía que no anduviera cambiando los nombres so pena de irse de la cancha.

4 EN LA CHARLA TÉCNICA que tenía lugar los martes de cada semana, en el viejo edificio de la FEMEXFUT allá por la esquina de Abraham González y Lucerna en la capital de la república, el profesor Rafael Valenzuela, ya gozando de la gloria de Dios, manifestó que como tema central se tocaría lo ocurrido en el juego del fin de semana donde había arbitrado Rubio y jugado el Cruz Azul.

5 PONIÉNDOSE LOS LENTES a fin de dar lectura a la cédula o informe arbitral, el Macanas como apodaban a don Rafa, dijo: “Señor Rubio, usted reporta en el renglón de amonestados a Javier Guzmán, número 3, por conducta incorrecta, dirigirse a mí llamándome señor Brizio”. No, mi estimado Mario, eso de ninguna manera es causal de amonestación y luego de un silencio largo y teatral levantó la voz y dijo: “¡Es causa de expulsión!”, lo que arrancó la carcajada de todos los jueces ahí reunidos.

6 LO CIERTO es que con Guzmán así como otros grandes de la época, existió siempre una relación de cordialidad. Quizá los árbitros de antes tenían más personalidad y los jugadores más pantalones, pero había un gran respeto y lo que pasaba o se decía en la cancha, en la cancha se quedaba y a lo que sigue con borrón y cuenta nueva.

7 REGRESO AL PRESENTE. Increíble la falta de decisión y de personalidad del árbitro Miguel Ángel Ayala y del cuarto oficial César Ramos en el juego de Tijuana ante Jaguares. César Farías y Sergio Bueno se encararon durante el primer tiempo y se dijeron de todo. En lugar de expulsarlos nomás los regañaron y al medio tiempo, pues se volvieron a encontrar agravando el incidente.

8 DA CORAJE ver como algunos técnicos como Caixinha y ahora César Farías nomás vienen a acorrientar la Liga con sus payasadas y los árbitros nomás “milando” como el chinito.

9 EL DICHO DE LA SEMANA se lo dedico a todos los entrenadores: “El ejemplo, para bien o para mal, siempre viene de la banca”.

 

apbcarter_1@hotmail.com