Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

1 SE NOS CAYERON. Las dos máximas figuras del arbitraje mexicano fueron designadas para dirigir los encuentros de vuelta de las semifinales y, lastimosamente, fallaron. La Comisión de Árbitros cumplió con mandar lo mejor de su repertorio a esos encuentros, pero el tino no acompañó a Marco Antonio Rodríguez ni a Roberto García Orozco.

 

2 “CHIQUIMARCO”. Volvió a las andadas en el peor momento, es decir, a punto de salir para el Mundial de Brasil. La expulsión de Oswaldo Sánchez es una aplicación severa del reglamento por lo que no se le puede recriminar. En la de Walter Ayoví emplea un criterio similar entonces, no hay pero. El problema es que, con la cantidad de cosas que sucedieron, ya no se animó a seguir con la misma línea.

 

3 LUEGUITO DE LA EXPULSIÓN. De Oswaldo, Rafael Figueroa le mete tremendo descontón, con toda alevosía, a Enner Valencia dentro del área y con el balón en juego, como para sancionar penal y expulsión. Además, encara al negrito del Pachuca como si se hubiera tirado un clavado. Marco decidió hacerse de la vista gorda.

 

4 AQUELLO ERA UN DESORDEN. En mucho propiciado por el técnico de Santos, el señor Pedro Caixinha, quién es un maleducado. Solo a él se le ocurre querer levantar a un adversario jalándolo del calzoncillo. Afortunadamente era el chavito Hirving Lozano porque si ha sido un jugador de personalidad, por muy “forcado” que haya sido, le mete un bofetón que lo hubiera depositado en la cuarta fila.

 

5 ESTE HOMBRE. Es ya un pájaro de cuenta. No hay partido que su equipo pierda donde no quiera armar camorra. Lo peor es que, en los partidos importantes, sus decisiones motivan que el equipo se descomponga y en mucho, pierda por su culpa. No está, desde el punto de vista personal y de comportamiento, a la altura de esa gran institución que es Santos.

 

6 SIGUIENDO CON MARCO. Le perdona la roja a Oribe Peralta por una durísima entrada por detrás al minuto 45 y la más censurable de las decisiones se produce cuando le restaban al reloj 10 minutos y no expulsa a Hugo Rodríguez, defensor tuzo, por una tremenda plancha. Le quedaba mucha cuerda al partido y Santos estaba encima de Pachuca.

 

7 PARECE MALDICIÓN. Lo de Roberto García y La Bombonera de Toluca. En este mismo escenario, en una final, fuimos testigos de una de las más arteras agresiones que registre la historia. Aquel caballazo que le propinó José Manuel Cruzalta a César Villaluz para un penal que no se marcó y sacó de la cancha al delantero de Cruz Azul. Luego, los rojos se coronaron.

 

8 EN ESTA OCASIÓN. No atinó a marcar como pena máxima la clarísima zancadilla que le hicieron a Carlos Esquivel. El marcador se encontraba empatado a cero, por lo que se trata de una decisión clave. No hay forma de defenderlo porque estaba en inmejorable posición. Creo que a ambos, no los veremos en la gran final.

 

9 EL DICHO DE LA SEMANA. Se le aplica tanto a Marco Rodríguez como a Roberto García, ya que le pusieron en bandeja de plata la final a Paco Chacón y a César Ramos: “Nadie sabe para quién trabaja”.

 

apbcarter_1@hotmail.com