Apuntes bajo la lupa

9 apuntes bajo la lupa

1 PAGÓ REFRENDO. Del nombramiento mundialista el silbante Marco Antonio Rodríguez al dirigir, sin mácula, el encuentro entre las Chivas Rayadas del Guadalajara y las Águilas del América. Este tipo de designaciones, a semanas del magno evento, pueden repercutir de manera negativa si el resultado es adverso. Marco salió perfectamente librado y con nota de sobresaliente.

2 ES CIERTO. Que el encuentro no requirió que apareciera la versión más exigente de Rodríguez, pero habla de su madurez personal y arbitral el no buscar problemas donde no los hay. Sacar un partido sin tarjetas es más mérito de los jugadores que del árbitro, pero cuando la impecable conducta del atleta es debido a quien está en el centro del campo, habla de un conductor reglamentario de jerarquía.

3 HISTÓRICAMENTE. Se ha apoyado con múltiples designaciones a partidos importantes a los jueces que representarán a México en la Copa del Mundo, sin embargo, recuerdo que hubo un presidente de la Comisión de Árbitros que, por resentimientos personales, impidió que el juez mundialista se despidiera de nuestro país como lo merecía. Esto sucedió previo al Mundial de Italia 90.

4 EL DOCTOR EDGARDO CODESAL. Era ese árbitro y desde antes de su nombramiento se desató, auspiciada por la propia Comisión, una guerra sucia encaminada a impedir que fuera al Mundial por el hecho de no haber nacido en México. El galeno era ya mexicano por naturalización y en ese momento gozaba de gran prestigio en FIFA, por lo que no prosperó lo que sin duda, constituía una gran cobardía y una canallada.

5 LA ELIMINATORIA INTERCONTINENTAL. Que daba el último boleto para Italia 90 la jugaría Israel ante Colombia. Para el juego en Tel Aviv fue nombrado Edgardo y le puedo decir a usted, porque estuve presente en una de las bandas, que realizó uno de los mejores arbitrajes de que se tenga memoria. Ahí consolidó su lugar entre la élite de los jueces a nivel Mundial.

6. TRAS LA APARICIÓN. De su nombre en la lista definitiva, continuaron los ataques, llegando casi al nivel del odio. No se le permitió dirigir en la Liguilla, tampoco se le asignó ningún juego importante y se fue a su cita con el destino arbitrando la final de ida de la Tercera División. ¡Una verdadera joya!

7 YA EN EL MUNDIAL. Dirigió con solvencia al anfitrión frente a Estados Unidos, luego, en cuartos de final, el inolvidable partido Inglaterra frente a Camerún, que le mereció una de las más altas calificaciones que se han otorgado en Copa del Mundo y posteriormente, para vergüenza de quienes le negaron arbitrar algo importante en México, fue designado para la gran final entre Alemania y Argentina.

8 IGNORO. Qué habrá sido de esos patanes disfrazados de dirigentes. Si viven o mueren da igual porque su estatura moral fue y seguirá siendo de pigmeos. Solo uno, Horacio Fuentes del Villar, levantó la voz contra esa fila interminable de atropellos que, afortunadamente, no impidieron la presencia del mejor árbitro en ese momento en el Mundial de Italia 90.

9 EL DICHO DE LA SEMANA. Parafraseando al gran Germán Dehesa: ¿Qué tal duerme, desde entonces, señor Marcel Pérez Guevara?

apbcarter_1@hotmail.com