Columna Invitada

Oportunidad histórica


Los asistentes a la reunión donde se trató el tema de la Federación Mexicana de Beisbol. (Cortesía Liga Mexicana)



Para Diego Fernández de Cevallos

Este fin de semana, los presidentes de la Liga Mexicana de Beisbol y de la Liga Mexicana del Pacífico, junto con representantes de ligas menores y varios dueños de equipos profesionales de beisbol, tomaron una decisión que se postergó por más de 30 años: exigir la salida del presidente de la Federación Mexicana de Beisbol, quien durante más de tres décadas se apropió de este deporte practicado por cientos de miles de mexicanos.

Por mucho sus argumentos son sólidos y contundentes: el aún presidente de esta federación ejerció su cargo a través de la amenaza, la intimidación, la sanción y la corrupción. Este modelo represor llevó a que miles de niños y jóvenes fueran vetados por jugar en ligas que no se supeditaron a este dictador (el otro gran dictador es el presidente de la Federación Mexicana de Boxeo, con 26 años ininterrumpidos en el cargo).

El gremio del beisbol, además de ejercer su derecho a la libertad de expresión, hizo una propuesta sensata para reconstruir el maltrecho camino del rey de los deportes: propuso a un ex jugador de las Ligas Mayores, hombre cabal, honesto y trabajador para representar los destinos de este deporte, su nombre: Ismael El Rocket Valdez, uno de los cuatro pitchers mexicanos en la historia de las Grandes Ligas en obtener más de 100 triunfos.

Ante esta histórica decisión, hay voces que señalan que no hay forma de "quitar" al famoso "temiente coronel" porque quienes votan son las asociaciones estatales, las cuales por lógica después de tres décadas están subordinadas al capricho de este oscuro personaje.

Sin embargo, los dirigentes, dueños y representantes del beisbol han encontrado una salida más sensata y práctica: constituir una nueva federación, la cual a diferencia de la existente, no cargue con el lastre, vicios y malos manejos de la actual.

Esta nueva federación deberá buscar el reconocimiento tanto de la Conade como del COM, así como de la propia federación internacional. En paralelo, Conade ha iniciado el procedimiento para revocar el registro de la actual, misma que se consumará en unos cuantos días.

Una vez que la nueva federación cumpla todos los requisitos legales y obtenga su registro y apoyo gubernamental, olímpico y federado, la todavía federación encabezada por Alonso Pérez González representará sólo un largo episodio de lo que no puede volver a pasar a nivel federado.

Por lo pronto, el mundo del beisbol organizado mexicano ya sostuvo que no cederá a un solo pelotero a esta organización que hoy agoniza. A su vez, Conade no otorgará ningún recurso económico a esta federación. En los próximos días esperamos que miles de mexicanos, amantes genuinos de este hermoso deporte, se unan a esta oportunidad histórica de transformar el beisbol de nuestro país.

Aprovecho también este espacio para dejar un tema muy claro: Conade está a favor de los atletas y dispuesta a trabajar de la mano con las federaciones que están comprometidas genuinamente con el deporte, tanto en el alto rendimiento como con la masificación del mismo.

En ningún momento Conade busca apropiarse de cada uno de los deportes como maliciosamente se ha querido hacer creer. Por citar un ejemplo, tener al mundo del beisbol cohesionado y con un dirigente de la calidad moral de Ismael El Rocket Valdez nos da la tranquilidad de que las cosas marcharán por buen puerto.

En el caso del boxeo, he escuchado voces que se pronuncian también por otro ícono del deporte como es el caso de Juan Manuel Márquez para dirigir el box amateur en México. Aunque desconozco si se pudiera llegar a materializar este nombramiento, la Conade ve con buenos ojos que gente comprometida y agradecida con su deporte quieran aportar o regresar algo de lo mucho que les ha dado la disciplina que los llevó a la gloria deportiva.

Si logramos que las federaciones tengan verdaderos amantes de su deporte, con la experiencia, el conocimiento y la voluntad de transformar lo que se debe cambiar, así como de fortalecer lo que se hace bien, entonces la Conade podrá concentrarse en otros aspectos tan importantes como son las unidades especializadas de alto rendimiento para la preparación física, nutrición, detección y desarrollo de talentos, psicología deportiva, medicina del deporte, así como la propia masificación del deporte en todas las regiones del país.

Por último felicito a Crisanto Grajales por su gran participación en el Triatlón de Chicago. Más allá del cuarto lugar que evidencia el gran momento que está viviendo Crisanto (acaba de ser oro en los Juegos Panamericanos de Toronto), se demuestra lo que puede lograr un deportista cuando una federación realmente está preocupada por sus atletas. En síntesis, el "problema" no es la federación, sino los dictadores que se han apropiado de estas asociaciones para obtener beneficios personales en menoscabo de la disciplina que representan.