Columna Invitada

Lo impredecible de la NFL

Para Luis Cárdenas Palomino

Esta semana comenzaron los playoffs de la NFL y los resultados nos dejan ver como el deporte puede ir más allá de la lógica o previsible.

En el partido más anecdótico de los cuatro, los Potros de Indianápolis vencieron 45-44 a los Jefes de Kansas City. Para aquellos que no vieron el encuentro los Jefes de Kansas City desperdiciaron la segunda ventaja más grande de la historia, ya que en el tercer cuarto iban ganando 38-10. Esta situación solo es superada por aquel mítico partido en donde los Bills de Búfalo derrotaron 41-38 a los Petroleros de Houston, después de ir perdiendo 35-3 también en el tercer cuarto.

Kansas City le hizo honor a la historia para mantener esa racha de 20 años sin poder ganar un partido de playoffs. Este equipo fue el último invicto de la NFL esta temporada cuando llegó a tener marca de 9-0, y aunque el calendario le permitió enfrentar a rivales que tuvieron más partidos perdidos que ganados, el solo hecho de haber lapidado una ventaja tan grande quedará marcado en el currículum de cada uno de los jugadores de Kansas City.

Andy Reid, el coach de los Jefes, demostró una vez más porqué las Águilas de Filadelfia prescindieron de sus servicios después de ser durante años el “ya merito” (algo parecido al Cruz Azul). Por su parte, Alex Smith, mariscal de campo de Kansas City, también nos regaló una joya del porqué el coach de los 49’s de San Francisco optó por Kapernick en lugar de él para ser titular la pasada temporada, no obstante que Kapernick era un completo desconocido y Alex Smith venía de ser reclutado en la primera ronda del Draft colegial por San Francisco en el 2005.

Es imperdonable dejar ir una ventaja así. Aunque algunos quieran argumentar que fueron las lesiones de jugadores clave de Kansas City durante el partido, lo cierto es que cuando sucede un hecho así, son responsables absolutamente todos los jugadores y el entrenador. Sobre todo este último que además de no poder mantener el ritmo todo el partido, su defensiva hizo agua y su ofensiva terminó siendo totalmente inoperante.

Otro resultado totalmente sorpresivo fue la derrota de Cincinnati contra San Diego. En el mundo de las apuestas, los Bengalíes eran amplios favoritos ya que venían de ganar todos sus juegos en casa, en donde habían anotado 49, 41, 41, 42 y 34 en sus últimos cinco partidos.

Y aunque San Diego no ganaba un partido de playoffs de visitante al aire libre desde 1995, el mariscal de campo Andy Dalton les regaló tres balones para extender la racha de Cincinnati a 23 años sin poder ganar un encuentro de postemporada.

Un dato que pocos sabían es que San Diego es el equipo con mejor record (5-2) contra equipos que tenían más porcentaje de victorias que de derrotas en la temporada, por lo que Denver no tendrá un día de campo ahora que se enfrenten el próximo domingo, más aún cuando el pasado 12 de diciembre San Diego derrotó al equipo de Peyton Manning.

Y por último, los 49’s de San Francisco se metieron a un estadio que estaba a -15 grados centígrados, pero con sensación térmica de -23 por el factor viento, para derrotar a los Empacadores de Green Bay.

Estas condiciones son tan difíciles que desde 1939 hasta el 2001 Green Bay jamás había perdido un partido de playoffs como local, por lo que también este resultado causó cierta sorpresa en algunos medios.

Colin Kaepernick, mariscal de campo de los 49’s, terminó siendo la figura del partido al aguantar tanto el frío como la presión. Sin ropa que cubriera sus brazos, Kaepernick corrió casi para 100 yardas incluyendo dos importantísimas jugadas de tercera y largo, por lo que este joven QB terminó ganándole la partida a su contraparte Aaron Rodgers, quien tuvo la serie ofensiva de la victoria en su último ataque y aunque tuvo primero y gol no logró una anotación de seis.

De esta forma, aunque la lógica nos dice que Seattle y San Francisco deberían verse las caras en la final de la Conferencia Nacional, así como Denver y Nueva Inglaterra en la final de la Conferencia Americana, ya vimos que en los playoffs de la NFL nada está escrito.