Visión D

Por los octavos

Santos Laguna tiene esta noche la oportunidad de mostrarse como lo ha venido haciendo en Copa Libertadores, decisivo y sin temor a equivocarse, motivados porque un triunfo sobre Peñarol les dará la oportunidad de llegar a octavos de final de esta importante competencia.
Ya con un pie en la siguiente fase, los errores están prohibidos, la defensa que en otros partidos se ha mostrado flácida y sin compromiso, debe reivindicarse y demostrarle no sólo a la afición sino al propio entrenador, que no se ha equivocado en darles un lugar desde el inicio, sobre todo porque hay banca para suplir a quien no se comprometa de lleno. No hay lugar para excusas de cansancio, la mente debe estar fría, sin ningún pensamiento que no sea la cancha, el rival y la victoria que les dejará el camino abierto a seguir compitiendo.
La afición ha sido constante, ha demostrado confianza en su equipo, pese a los altibajos que ha sufrido en el transcurso del torneo de liga, de menos a más ha llegado a mostrarse en el estadio Corona y no sólo la afición local, pues hay asistentes de otras partes de la república que vienen exclusivamente a esta ciudad para ver al equipo de sus amores.
Jugadores como Darwin y el ‘Chato’ han comenzado a salir de su letargo, Javier Orozco regresó con buen ritmo a mostrar sus ansias de gol y qué decir del lagunero Oribe Peralta, que bellamente ha salido a la cancha a sacar al seleccionado que tiene dentro y con jugadas hermosas ha sabido mantenerse, incluso en ocasiones dejando a un lado el ánimo de anotar, para ceder espacios y el balón, para que sus compañeros anoten, pero también necesita ser más observador y mantener ese ímpetu cuando está cerca de la portería, porque los numerosos fuera de lugar que se le marcan en cada partido deben desaparecer y convertirse en oportunidades y mejor aún en goles.
La afición por su lado tiene un mérito, seguir brincando, cantando y coreando desde la tribuna, ese es su papel, ser apoyo y no una vergüenza como lo ocurrido con los seguidores de Chivas, que en la jornada recién concluida de la Liga Mx, dieron muestra de barbarie al protagonizar una reprobable conducta violenta, que terminó por clausurar el estadio Jalisco y enlodar el buen nombre del futbol mexicano, hay que tomar estos temas con seriedad y predicar con ejemplo de buen comportamiento, porque el deporte es para disfrutar, para vivir y gozar.