Visión D

Entre ‘machos’ y racismo

Tremendos dolores de cabeza provocaron a los altos mandos de la NFL y la NBA, las acciones de personas vinculadas con ellos, mientras en el futbol americano Ray Rice de los Cuervos fue cesado del equipo por la golpiza a su esposa, en el basquetbol las cosas no parecen acomodarse y regresa un nuevo escándalo de índole racial. Cuesta creer en el primer caso, que la sanción llega sólo hasta que se dio a conocer el video de la agresión, en la que se aprecia como Rice le da un puñetazo a su entonces prometida Janay Palmer, lo suficientemente fuerte para hacer que su cabeza choque contra el elevador y así dejarla inconsciente, la fría reacción del jugador al verla tirada y su todavía más fría forma de llevarla al exterior, denotaron un tremendo problema en el ahora ex jugador de Cuervos. Con tal evidencia en sus manos, no quedó más que dejarlo fuera del equipo de Baltimore y a su vez, ser suspendido de forma indefinida por parte de la NFL, en un tajante gesto de rechazo ante la violencia domésticaMientras en la NBA, resulta preocupante la manifestación de actos de racismo contra los afroamericanos, sobre todo en un deporte en el que se han logrado destacar de gran manera, ¿se imagina usted un rechazo a figuras como el mítico Michael Jordan? . Pero eso no detuvo a personas como Donald Sterling, ex dueño de los Clippers, quien apenas hace cinco meses se vio en la obligación de vender su equipo, por las mismas cuestiones raciales, ahora se le suma Bruce Levenson, quien era co-dueño de los Halcones de Atlanta y quien renunció, luego de que se filtrara un correo en el que se quejaba amargamente de cómo ‘la multitud negra’ parecía auyentar a los ‘blancos’. Ante tales declaraciones el alcalde de Atlanta, Kasim Reed, hizo pública su molestia y desacuerdo con lo declarado por Levenson, asegurando que son palabras ‘censurables y ofensivas’. Un inicio de semana escandaloso para ambas Ligas, pero que requieren mantener el dedo en la yaga, si es que no quieren ver este tipo de situaciones de una forma lastimosamente cotidiana.