Visión D

Triste pero necesario

Este domingo fue trágico para los aficionados del Atlante, al ver a su equipo caer con la cara al sol ante el conjunto de casa, Santos Laguna, lo cual significó su virtual descenso de la Liga MX. Triste pero necesario, el futbol mexicano se sirve de calidad y de resultados, quienes no aportan estos dos factores están condenados a descender.
El partido en momentos pareció dominado totalmente por los albiverdes, otros tantos, los Potros mostraron garra, corazón, más que buen futbol, necesitaban un triunfo para seguir en la división mayor del futbol mexicano, una derrota les estaría condenando por adelantado a la Liga de Ascenso, que por cierto arrancará esta semana sus cuartos de final.
Santos de nuevo sufrió de una desconcentración, que le valió recibir tres goles, uno de ellos en los últimos minutos del partido, lo que alentaba a los blaugrana a buscar un cuarto, que por lo menos le levantara el alma y las esperanzas, sin embargo, para buena fortuna de la casa y mala de los visitantes, no alcanzaría tras el silbatazo final.
Quienes vimos el partido, nos dimos cuenta del duro significado de esa derrota de Atlante, observamos caras desencajadas y sobre todo llanto, entendimiento de los jugadores albiverdes, que en un abrazo trataban de consolar a los jugadores de los Potros, que para esas instancias no significaba más que un hasta pronto.
Los que respiraron la noche de ayer fueron los otros involucrados directamente en el descenso, sobre todo Veracruz y Puebla, pues el primero había apenas empatado a un gol ante Pumas, y los segundos cayeron por un gol ante América, lo cual les dejaba un mal panorama y con la visión puesta en el encuentro entre Santos y Atlante, que al terminar les dio un hálito de vida.
Para el Atlante las golondrinas, el deseo de que se mantenga como plantel, aunque todo indica que cambiaría de sede. Para los que quedaron, no hay más que ponerse a trabajar, realizar buenas contrataciones en el próximo draft, si no quieren seguir con la agonía de un posible descenso a partir del próximo torneo.
A Santos, la felicitación por el trabajo en equipo, pero sobre todo a la gran figura de la noche Darwin Quintero, que con sus tres goles demostró que no está dormido y que sigue en competencia por la titularidad, esa que a últimas fechas a más de dos ha dejado en la banca.