Visión D

#TodosSomosSimios

La polémica del racismo tocó de nueva cuenta al futbol mexicano, esta vez en contra de una de las figuras más emblemáticas del balompié internacional, Ronaldinho, uno de los brasileños más queridos y admirados por la afición nacional y que apenas este fin de semana se enfundó en la playera de los Gallos Blancos del Querétaro.En esta ocasión nada tuvo que ver los seguidores del deporte más gozado en el país, sino por parte de un histérico y tercermundista político, Carlos Manuel Treviño Núñez, ex secretario de Desarrollo Social del estado y militante del Partido Acción Nacional.Apenas el PAN se estaba limpiándose de la imagen de ‘nazis’ que dejaron algunos de sus integrantes, cuando le llega de nuevo el escándalo.Y es que al señorito no le gustó nada que en el partido entre Gallos y Puebla, celebrado el pasado viernes en el estadio Corregidora, se viviera una pesadilla vial gracias a que se anunciaba la presencia del astro brasileño, el más nuevo fichaje del Querétaro y que aunque no jugaría, sí estaría presente.Ante tanto embrollo vehicular, al panista se le ocurrió la ‘brillante’ idea de sacar su frustración como automovilista y subir en su cuenta de facebook, un mensaje en el que llamaba ‘simio’ a Ronaldinho, tal aseveración llenó de indignación no sólo la red social más vista del planeta, sino a nivel nacional y hasta internacional.Gallos Blancos y CONAPRED (Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación), se mostraron indignados y exigieron un castigo ejemplar ante tal demostración de racismo por parte del panista.Lamentablemente, la discriminación a estado latente no sólo en el futbol mexicano, sino a nivel internacional, también ha sido objeto de ceses de directivos en otros deportes como la NBA, que ha sufrido en las últimas fechas dos escándalos que han enlodado a equipos como los Clippers.Bajo el #TodosSomosSimios, varios deportistas, políticos y gente en general, han manifestado su apoyo al brasileño, con mensajes en contra de Carlos Treviño, que ante tal revuelo dio su brazo a torcer (en mi rancho le dicen de otra forma) y hasta ofreció hincarse ante Ronaldinho, para pedirle disculpas.