Visión D

Toda una fiesta internacional

La edición XXVI del Maratón Internacional Lala, regresó la fiesta ‘tempranera’ a las calles de La Laguna, que como ya es toda una tradición, se vio envuelta en la marea de laguneros que entre porras y aplausos alentaron a los más de 4 mil atletas que participaron, de los cuales, un gran número de ellos fue extranjero.
Cada año, los ciudadanos se olvidan por unas horas del desorden personal, de las fallas y aciertos propios y salen a las principales avenidas para alentar en lo que pueden a esos guerreros deportivos, algunos con el objetivo de llegar primero, de romper la marca establecida y otros simplemente con el orgullo de terminarlo.
Porque así es, terminar el recorrido y cruzar la meta es ya de por sí un logro, para ello debieron prepararse con meses de anticipación, cambiar la alimentación, recurrir a entrenamientos para mantener el ritmo y dar ese último estirón en el momento necesario.
Quienes venían dispuestos a instalarse en la historia de este destacado evento, trataron de echar abajo la marca que en 2011 había impuesto Hillary Kimaiyo, el keniano que en aquella edición terminara con un tiempo de dos horas, tres minutos y 17 segundos, las damas tenían su propio objetivo, con la marca femenil de 2 horas, 29 minutos, que ostenta desde 2005 la corredora mexiquense Dulce María Rodríguez.
Pero para ser sinceros, pese a que el nivel del maratón se mantiene en ascenso (sobre todo en tradición y popularidad), según los tiempos cronometrados este domingo 2 de marzo, para que alguien pueda imponer nuevas marcas, aún falta.
No hay más que ver el crono del corredor keniano, Stephen Mburi Njoroge, que fue de 2 horas, 15 minutos y 40 segundos, al igual que el de la etíope, Shewarge Amare Alene de 2 horas, 35 minutos y 31 segundos. Aún falta mucho para que esas marcas caigan, un honor que el de la femenil lo haya impuesto una mexicana.
A estas alturas, tras 26 ediciones, son cientos o miles las historias sobre atletas que participan en esta gran fiesta deportiva, la de hoy quizá fue la de Daniel Vargas, de Guanajuato, quien estuvo a punto de llegar primero, sin embargo una contractura muscular le negó el podio supremo y le dejó un buen segundo lugar, quizá no lo que él esperaba, pero así es la vida.

¡Que siga vibrando la Comarca!