Visión D

Señalamiento temprano

Cuesta creer que a estas alturas, el desempeño del delantero lagunero Oribe Peralta, sea cuestionado por medios de comunicación nacionales, esto por su falta de gol tanto en su actual club América y con la Selección Mexicana.Y digo cuesta creer porque si el lagunero no se ha hecho presente con la de gajos en la portería, sí lo ha hecho en la elaboración de jugadas que terminan en gol, he incluso ha dado pases firmes para anotaciones.La exigencia no está mal, de ninguna manera, pero siempre y cuando se haga con una crítica constructiva y tampoco se le defiende por ser de estos terruños.La calidad de jugador que viste a Oribe Peralta quedó más que manifiesto en el 2012, con su brillante actuación que terminó por darle a México la primera medalla dorada en unos Juegos Olímpicos. Londres fue entonces el escenario en el que el ‘Cepillo’, demostró que tiene madera no sólo como goleador, también como orquestador de goles.Con Santos, apenas se lo permitió y mostró su mejor cara en la cancha, siendo artífice también del campeonato del Torneo Clausura 2012, cuando en casa se coronó ante el acérrimo rival Monterrey.Pero el camino fuera de Santos se antojaba sinuoso para el lagunero, no porque tuviera que demostrar algo, su calidad estaba más que demostrada, pero su llegada a un club ‘grande’, proponía otros retos para el jugador, el primero: tener la oportunidad de jugar, en un club en donde las ‘estrellas’ son casi inamovibles, el segundo: encontrar al cómplice perfecto para hacer goles y el tercero: mantener los pies en el suelo.El primero lo pasó con 10, ya que contaba con la confianza del Turco para iniciar de titular, es quizá el segundo punto lo que más trabajo le ha constado encontrar al lagunero, no es fácil hacerse de un socio en la cancha, alguien al que no le importe lo individual y hacer lucir a su compañero, el tercer reto podría ni siquiera considerarse, gracias a la sencillez y humildad que Oribe ha mostrado de forma natural.Dudo que sea el momento para señalar un bajo rendimiento de Oribe, sólo por no aportar goles, si de alguna manera los teje y dirige, en la selección no es la excepción, ha logrado establecer un buen vínculo con Javier Hernández, de ahí en más, malos ratos…. Todos los tenemos.