Visión D

Rivales duros de roer

Tras definirse los lugares para la semifinal de esta liguilla, queda en claro que serán duelos a muerte, luego de que los cuatro protagonistas demostraron las ganas que tienen de llegar a la gran final del Apertura 2013.
América mostró un flojo inicio, pero al final con un empate consiguió el pase a la siguiente ronda y dejó a Tigres y a sus aficionados, sumidos en la depresión de la eliminación. Algo similar pasó con los seguidores de los cruzazulinos, que ya no saben si llorar o bajarse de La Máquina, pues al caer ante Toluca, Cruz Azul sumará este próximo 7 de diciembre, un año más de sequía de títulos.
Pese a que se entiende la tragedia futbolística que representa para el Cruz Azul estar 16 largos años sin levantar una copa, lo que no se acepta es que sus aficionados invadan la cancha y se pongan violentos con sus jugadores, la mejor forma de manifestarse en contra de esta situación sería el de dejar de ir al estadio, exigir a su directiva resultados y si no, de plano buscar un equipo que llene sus inquietudes futboleras. Difícil sí, pero mejor que llegar a tremenda barbarie.
Mientras que en el partido entre León y Morelia, que llegaron empatados a tres goles, permitió sacar lo mejor de los Panzas Verdes, quienes tuvieron oportunidades y lograron aprovecharlas, mostrar superioridad ante Monarcas y así terminaron con un abultado global de 7 goles por 3.
Santos por su parte, dejó la acción por los primeros 45 minutos, vaya usted a saber si por estrategia o por algún fuerte reclamo de Pedro Caixinha en el intermedio del partido, pero algo pasó, la cara del conjunto albiverde cambió y apenas empezado el segundo tiempo, apareció el talento de Oribe Peralta para mover el marcador, el gol del ‘Hermoso’ fue inspirador para el colombiano Darwin Quintero, pues en los siguientes minutos consiguió dos anotaciones, demostrando que el equipo tiene para seguir adelante en esta fiesta futbolera y eliminar a unos sorprendidos Gallos Blancos.
Ahora Santos deberá enfrentar al León, una fiera que no será fácil domar y mucho menos cazar, confiarse y creer que la final está a la vuelta de la esquina, son errores que el conjunto lagunero no deberá mostrar, si quiere seguir soñando con el trofeo número 5 en su vitrina.