Visión D

Racismo en tiempos modernos

Pese a que la perspectiva del mundo en general, veía el Siglo XXI como la era de la tecnología y la modernidad,  y que incluso fue superado con la llegada de los celulares, esa visión no alcanzó para imaginar el nivel o avance que tendría el ser humano como tal en este siglo, un retroceso que implica una triste realidad, como lo es el racismo, sí, racismo en tiempos modernos.
Se reconoce que la intolerancia existe, se desarrolla en cualquier parte del mundo y en distintos matices, pero es debido a que se presenta contra o entre figuras públicas, que se puede tener una idea más palpable de su existencia.
México no es la excepción, pues comentarios de corte racista se han empleado en algunos deportes, sobre todo en el futbol, en donde incluso se ha llegado a multar a los clubes, a los que pertenecen los fanáticos y jugadores que han incurrido en este tipo de actos. Ahora es el momento preciso para voltear a Estados Unidos, en donde un nuevo escándalo se ha convertido en el tema de conversación y de redes sociales.
El caso recae en Donald Sterling, el dueño de los Clippers, equipo de basquetbol de Los Ángeles, California, quien se encuentra en el ojo del huracán, tras ‘filtrarse’ una conversación que sostuvo con su novia, V. Stiviano, a quien reprendió por llevar a los partidos a ‘gente negra’, e incluso tomarse foto con ellos y subirla a las redes sociales. Esto provocó el odio hacia Sterling e incluso se llevó la reprobación de su presidente Barack Obama, que lo tachó de ignorante. Pero la onda expansiva de reacción no termina ahí, Donald, perdió ya  a dos patrocinadores, le fue devuelta su aportación que hizo a la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP), además, el presidente de esta organización en Los Ángeles, Leon Jenkins, anunció que no le entregarían el premio a trayectoria que se había anunciado para el próximo 15 de mayo.
El futbol tampoco se salvó de este tipo de escándalos, pues el defensa del Barcelona, el brasileño Daniel Alves, fue víctima de racismo por parte de unos aficionados del Villareal, que en pleno encuentro le lanzaron un plátano, pero ahí sí, el jugador lo tomó y se lo comió, en un gesto antirracista, lo cual fue aplaudido por sus seguidores, incluso por la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.
La poca inteligencia de estos descerebrados dejó de manifiesto que la evolución, al menos en una parte de la humanidad, se mantiene en lo más bajo.