Visión D

Todo sea por México

En alguna ocasión, algún amigo querido o un familiar cercano, se ha acercado a nosotros para pedirnos un favor y ya sea por el cariño o por la sangre, nos hemos dado a la tarea de apoyarlo y es en esos momentos cuando se refuerza la amistad o los lazos familiares. ¿Qué no haríamos por un amigo? Lo que esté en nuestras manos vamos y lo damos, tal parece que ahora la Liga MX debe darlo todo por el Tricolor, que dicho sea de paso, tiene un gran compromiso ante Nueva Zelanda, en busca del anhelado boleto al Mundial de Brasil 2014, así que total, Todo sea por México.
Con esto obviamente me refiero a la pausa dramática (para muchos), que habrá para el arranque de la Liguilla del Apertura 2013, que rompe esquemas y aplaza hasta el 23 de noviembre, para dar inicio a los cuartos de final, ocho invitados con su boleto en la mano, deberán esperar unos días más para iniciar la contienda, pero ¿beneficia o perjudica este descanso obligado?
Veamos ahora sí que el lado A y el lado B, porque en definitiva esto rompe el ritmo a algunos, como Tigres, un buen ejemplo ya que apenas estaba levantando e incluso logró llegar de ‘panzazo’ a la fiesta grande, así que esta pausa quizá le mengue las ganas enormes que comenzaban a generar sus elementos.
Por otro lado, equipos como América que no cuenta con la mayoría de sus titulares por estar concentrados con la selección, así que al igual que los otros equipos que aportaron seleccionados, se verán beneficiados con esta espera, ya que tendrán tiempo (aunque la verdad no creo que el suficiente), para integrarlos y jugar con equipo completo los cuartos de final.
Esta estrategia de los altos mandos del futbol mexicano, estaría apoyando al buen espectáculo que sin duda implica el ver a los mejores jugadores en acción, claro que es el lado romántico del asunto, pues no debemos olvidar la parte de la economía, que sin duda es el principal motor para ellos. A menor espectáculo, menores ganancias, y eso es en general, ya que el negocio del futbol es noble y da para todos (claro a unos más que a otros), desde los dueños de los equipos y empresas patrocinadoras, hasta quienes se mueven en el negocio de las ventas de playeras, banderas, cornetas, comida afuera de los estadios y hasta porqué no, la de los revendedores.
Todo sea por México, por nuestra selección, por nuestro dolido, angustiado y querido México, que nos sigue aportando semana a semana, el bálsamo perfecto para olvidar por unos momentos, la inseguridad de las calles, las incongruencias de nuestros políticos y hasta una que otra pena de amor.

¡Todo sea por México!