Visión D

México a la caza de gigantes

La actuación de México ante Brasil en cuartos de final del Mundial de Emiratos Arabes Unidos, puso a los mexicanos al filo de la butaca, a ‘parir chayotes’ y al término, con el pase a la semifinal bien amarrada, la euforia estalló y la locura se hizo presente.Luego de vestirse superior ante los brasileños, mostrando gran temple y seguridad, a los paisanos no nos queda más que mantener el sueño, otra vez una copa del mundo se encuentra al alcance de la mano, se vienen los recuerdos de aquél mítico y heroico equipo del 2011, que se coronó tras brincar a Francia, Alemania (en juego inolvidable en el estadio Corona), para al final derrocar al gigante Uruguay.Ahora busca refrendar el título, pero antes deberá enfrentar a otro gigante del balompié, Argentina, un duelo que ya se había dado en la Copa del Mundo de Finlandia 2003, en la instancia de cuartos de final y que fue ganado por los argentinos, por lo que hay una revancha esperando a México para esta mañana, duelo que se antoja muy difícil, pero como ya lo demostraron estos jóvenes, nada es imposible. De la mano de Raúl Gutiérrez, los seleccionados mexicanos han demostrado que saben sobreponerse a los momentos adversos, lo hicieron tras caer por goleada en el primer duelo de este mundial ante Nigeria, retomaron el paso y ante Brasil demostraron temple de acero al plantarse ante el balón y ejecutar con éxito (amén de uno), los penales, que ya no son esos ‘malditos’, sino ‘benditos’.La victoria nos demuestra que estos jóvenes al igual que los de 2011, tienen alma y espíritu, tienen entrega y ganas de salir adelante, sin sueldos millonarios, sin patrocinadores exclusivos y sin más deseo que llevar el nombre de México a lo más alto del deporte.Sin querer adelantarme demasiado, ¿ya pensaron que sigue de obtener los mexicanos su pase a la final? Porque de consumar esta revancha ante Argentina hoy, podría seguir una más cercana, pues en la otra semifinal se miden Suecia y Nigeria, por lo que los tricolores estarían encarando a estos últimos (por su paso, sería lo más probable), entonces estaríamos hablando de un México-Nigeria y que Dios nos agarre confesados, ahí sí saldrán chispas.Pero como digo, no nos adelantemos y vayamos paso por paso, primero vamos por Argentina.