Visión D

Inoportuno zarpazo

Pese a que Santos Laguna llegó con el ánimo por los cielos tras su victoria sobre el Peñarol en la Copa Libertadores y antes por el triunfo sobre Tijuana en la Liga MX, no fue suficiente para encarar a un fiero León, que terminó por opacarlo y resolver el partido en el primer tiempo.
Algo sucede con los jugadores albiverdes, exceso de confianza quizá, o un mal planteamiento desde el inicio, porque los primeros 45 minutos fueron borrados de la cancha del Nou Camp, no aparecieron los defensas  y los delanteros brillaron por su ausencia.
Oswaldo Sánchez no tuvo la presentación que se esperaba en el encuentro que igualaba la marca de 697 partidos en la liga, que pertenecía en absoluto a Benjamín Galindo, pues pese a que resistió, su portería fue perforada en cuatro ocasiones y de gran manera.
Pero no todo termina para Oswaldo, pues el próximo encuentro superará dicho récord y lo hará precisamente con el club que lo debutó, los Rojinegros del Atlas. Ante quienes seguramente deberá esforzarse para mostrar su mejor cara, pero claro esto no puede hacerlo sólo, pues depende también de una defensa sólida, la cual requiere aún de manejarse como debe, para no permitir anotaciones en su portería o al menos no tantas y de tan intensa manera.
Se batalló para nulificar al conjunto esmeralda, sin embargo el segundo tiempo (como es costumbre de los guerreros), pintó una cara distinta y es donde la lógica se pierde y la pregunta se hace evidente: ¿Qué pasa en los vestidores al medio tiempo? ¿Cuáles son las palabras mágicas que usa Caixinha para despertar a los albiverdes? Y aún mejor ¿Por qué no juegan de esa manera desde el principio del partido?
Conjeturas van y vienen, pero se insiste, hay buen material humano como para salir del actual puesto 9 general (con 10 puntos), sobre todo por la diferencia mínima que existe ante los equipos que le llevan delantera, sus dos más próximos rivales, Chiapas y León (8 y 7) suman en su cuenta 11 unidades, seguido por Chivas y América (6 y 5), apenas aventajan con 12 unidades, lo cual mantiene abierta la posibilidad de un despegue albiverde.


Querer es poder…. Y se puede.