Visión D

Campeón a puño limpio

Este fin de semana, Marco Antonio Rubio, hizo efectivo su mote de ‘Veneno’, fue letal para el italiano Domenico Spada y consiguió bajo méritos propios quedarse el cinturón interino de peso medio del CMB, algo que había estado persiguiendo en más de una ocasión.
La afición del deporte de las orejas de coliflor y las narices chatas, vivieron con alegría este campeonato, vibró y sintió como suyo tal título y no es para menos, el trabajo constante del lagunero es sin duda una demostración de lo que se puede conseguir con preparación y no bajo la ayuda de los jueces o de un nombre con dinastía.
El ‘Veneno’ a forjado así su historia dentro del deporte de los puños, así, con trabajo, buscando oportunidades y no intimidándose ante ningún rival, a cualquiera le hizo frente, el objetivo era ser campeón y lo logró de una forma espectacular.
Uno a uno, los round se le fueron dando, buscando a su rival en cada esquina, al centro del ring, sin menospreciarlo, pero tampoco achicándose, ni ante las palabras que le brindara en días previos, al asegurar el italiano que lo vencería por nocaut. El KO llegó, pero no fue de Spada, sino del lagunero, que vivió un sinnúmero de malas jugadas en sus anteriores peleas, pero nada lo hizo claudicar, como buen ciudadano de estas tierras, en donde la derrota está prohibida en la mente, y al final, fue esa determinación lo que lo hizo levantar el cinturón, tan codiciado entre los pesos medios.
Ahora vienen nuevos objetivos para ‘Veneno’, pues esta es sólo una conquista, y no el final de su carrera, lo que deben aprender muchos de sus colegas, que sólo se suben a un peldaño y ya se están mareando. Con sencillez, con aplicado rigor y con constancia, Marco Antonio Rubio respaldó sus palabras, porque él también había prometido al italiano que sellaría la victoria con un nocaut y cumplió.
Al final, tuvo un gesto bello de deportista, dedicar a su afición y sobre todo a su tierra, el cinturón que recién había conseguido, ahí, a un lado de él, su esposa, Gabriela Sánchez, quien se convirtió junto a sus hijos en la mayor fuente de inspiración del lagunero y la principal orquestadora de esta victoria. Enhorabuena al boxeo lagunero, porque ya tiene otro campeonato para presumir.