Hablemos como cuates

Ya no hacen falta los europeos

Sinceramente siempre creí que uno de los procesos para lograr la excelencia en nuestro futbol era la internacionalización de nuestros elementos.

Aún recuerdo cuando veíamos jugar a Carlos Hermosillo, Alberto García Aspe, Ramón Ramírez, Jesús Arellano, Claudio Suárez y pensábamos: ¿realmente serán buenos o sólo serán así de eficientes en nuestra Liga local?

Y nuestro único referente era el Mundial, cuando jugábamos contra las potencias y además siempre nos quedábamos a la orilla por una cuestión mental de ni siquiera poder cobrar un penal con la seriedad necesaria.

Otro de los torneos que más o menos nos dejaba ver la competencia era la Copa Libertadores, pero también nos quedábamos a la orilla, después empezaron a llegar los promotores con contratos para muchos jugadores mexicanos.

Ya es común ver a un compatriota en Alemania, España, Francia etc, etc, pero el retroceso inexplicable apareció y, ahora, con estos jugadores que están allá no podemos marcar una diferencia.

Total, esa historia ya la conocemos todos, el punto es que realmente los locales como Peralta, Peña o Layún están en gran nivel o la Selección de Nueva Zelanda que nos tocó ahora sí es demasiado mala que hasta con estos jugadores los pusimos en ridículo.

La pregunta es ¿qué pensarán en estos momentos entrenadores como El Chepo y Vucetich, que ven que Miguel Herrera con muy poco va a asistir a la Copa del Mundo?…

Al menos de que ocurra una auténtica tragedia de visitante.