Manchón Penal

“Matías, hermano, tú ya eres mexicano”

“Dicen que hay que creer en Dios, que las cosas llegan, Pelado, y a vos te llega el momento de la felicidad después de tantos estúpidos que hablaron”

Diego A. Maradona.


Con una profunda sobriedad y serenidad asumiste el reto por despertar al “gigante” ante una ola de cuestionamos e incredulidad de muchos detractores que tenían pocas referencias de tu liderazgo dentro y fuera de la cancha y que te llevo a regresar a River Plate, el equipo de tus amores, a los primeros planos.

Tu ecuanimidad de poder manejar un directivo desgastado ante la falta de resultados y poco tolerante con tus antecesores, te convirtieron en un verdadero pastor, para guiar a un equipo a lo más alto y desempolvar sus vitrinas.

Tu estilo lo haz impregnado en la cancha con un futbol equilibrado, donde la velocidad y verticalidad son tus principales aliados, provocando que todos tengan un papel preponderante dentro de la cancha. Hoy puedes presumir no solo 2 títulos de Copa, 1 de Liga y una Supercopa, sino también haberle devuelto la identidad a un equipo que dejó de tenerla creyendo en la capacidad del futbolista mexicano, más que ningún otro técnico.

¡Bravo, Matías! por tu humildad, por tu serenidad y por trabajar con profesionalismo poniendo el ejemplo de cómo se debe trabajar en este país. Sin sobresaltos, ni pasividades, pero con mucha autocrítica y sabiendo responder en los momentos vitales sin traicionar tus ideales ni tus colores.

Con una exactitud pulcra en tus comentarios, haz podido enfrentar cada reto y silenciar hasta el más ferviente anti-chiva que te ronda como zopilote hambriento de cualquier error que pudiera cuestionarte.

Felicidades, Matías, por estos dos años que has venido a aportar al futbol mexicano, enhorabuena porque sigues cosechando éxitos y conservas ese amor por el futbol, respetando sus más profundos códigos que reflejaste en esa carta a Diego, desplegando tu visión por el futbol desde muy niño.

Ni cerca voy a estar de los retos y obscuros episodios que te han tocado vivir a nivel personal, pero que han forjado en ti un carácter que recae en tus jugadores, sobre todo en los más jóvenes e inmaduros que son los más endebles ante las mieles de esta profesión.

Pronto llegará quizá un mayor reto, ¿Selección Nacional?, quizá... o tomarás el vuelo para continuar creciendo, para llevarte a otras latitudes de exposición que ni tu mismo pudieras imaginar, sin embargo Matías hermano, tú sí ya eres mexicano.

Hasta la próxima… 

twitter@AlbertoRomeroMP