Manchón Penal

Como salir de este Lío, a lo Messi

“Siempre soñé con triunfar en lo que me gustaba, que era el futbol, con poder hacer una carrera con esto, la verdad es que tuve que pasar por muchas cosas durante todo ese camino, y fue duro, pero nunca dejé de soñar en lo que quería y por suerte lo pude cumplir”

 Lionel Messi


Nos acostumbraste a verte cada fin de semana con tu exquisitez y personalidad ante tus rivales. Te has colocado en la élite de los jugadores de mayor trascendencia, exhibiendo una trayectoria que torneo tras torneo y partido tras partido, te exigen la más pulcra de tus actuaciones, siendo apenas un ser humano y no máquina interminable de futbol.

Tus más asediados detractores no se encuentran dentro de un campo de futbol, ellos se esconden detrás de una pluma, detrás de un monitor o de una cámara, inclusive usándote como una herramienta de la política y la mercadotecnia.

Tu profesionalismo y amor por tu profesión han sido el motor para no desquiciarte ante la fama y la burda idea de llevarte al límite.

No voy a acercarme a la rupestre idea de tener que comparar tu talento con el otro mago de este deporte. La trascendencia de un hombre no puede ponerse en duda por su comparativa con otro hombre. Esto es futbol no una pelea de boxeo.

La exigencia que lleva a superarnos día con día a lo largo de la historia, es la misma historia que otro hombre ha construido. El talento de Magic Johnson nunca se puso en duda por la llegada de Michael Jordan, Senna no hubiera trascendido sin el impulso de tener enfrente a un Alain Prost y qué decir de los grandes momentos de Montana que se convirtieron en la meta de Brady; en todos estos casos los verdaderos triunfadores fuimos quienes pudimos ser testigos de cada una de estas hazañas.

Sin lugar a dudas, tus rivales encuentran la carroña perfecta para despedazarte, proclamando un vencedor en esta burda carrera, cuando realmente nos encontramos al borde de tener que visualizar una justa mundialista, sin uno de sus más grandes actores.

Por años has vivido exigiéndote hasta el cansancio por dar una alegría al pueblo argentino, tratando de desquebrajar sus tapujos y dudas.

Hoy te ves fatigado e incluso desgastado, y aún con todo ello afrontas este reto de llevar a tu país a ese Mundial anhelado y obsesivo, donde quizá la historia no te aguarde el mejor de los augurios. ¿Qué tan lejos está aquel chico Messi que añoraba triunfar en el futbol, del Messi agotado asediado y exigido que hoy vemos en el campo?

Es tiempo de regresar a tus orígenes y de regresar aquel anhelo de poder jugar y disfrutar cada balón dentro de la cancha, sin que se vuelva la presión dura e inquietante.

Qué lindo reto enfrentas para asumir tu posición en la historia, para brindar tu mejor partido como lo hacías dedicado a Doña Celia en aquel campito donde todo lo que importaba era la redonda; que lindo reto el tapar la boca de miles de detractores que no creen en ese gigante de las canchas y que demeritan tu posición ante la adversidad; que lindo reto de poder devolver a tu país con creces aquella falta de oportunidades que no pudiste recibir en su momento.

Seremos testigos de poder ver si el camino que te ha llevado hasta este punto será la cereza en el pastel de una exitosa trayectoria. Que disfrutes cada minuto de ese partido en Quito, para mostrar tu pasión y amor hacia este deporte, hacia el futbol.

Hasta la próxima… 

Twitter: @AlbertoRomeroMP