Manchón Penal

Derecho de admisión

“El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, futbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue”

Eduardo Galeano

 

La polémica medida tomada por la directiva de Monterrey para restringir el acceso a aficionados que porten la playera de Tigres al estadio de Rayados ha generado diversas posturas que se traducen en la forma de conducirse y querer esquivar un problema que ha venido incrementándose en los estadios del futbol mexicano

Esta medida de “precaución” es tomada luego de que aficionados del Monterrey propinaran una golpiza, dentro y fuera de su estadio, a seguidores de Tigres, al finalizar el juego de cuartos de final el pasado 13 de mayo.

En 2013, la Asociación del Futbol Argentino (AFA) tomó la decisión de restringir el acceso al público visitante, como una medida que en apariencia era una solución a las constantes manifestaciones que se vivían en los estadios. Esto  trajo varios beneficios para la Liga, como la disminución de presupuesto de los equipos para el pago de los servicios de seguridad locales, incrementos en los raitings y, por ende, una mayor participación por parte de los patrocinadores, y hasta un nuevo modelo para garantizar que las posibles pérdidas en los ingresos al estadio se vieran  solventadas gracias a la campaña “Futbol para Todos”.

En apariencia, la decisión daría un resultado favorable. Sin embargo, hoy en día el incremento de violencia en el futbol argentino, lejos de desaparecer, ha ido en incremento.

El futbol mexicano vive un estado crítico, donde adoptamos manifestaciones que han provocado que la gente se aleje de los estadios. Sin lugar a dudas, si queremos que nuestra Liga se vuelva de primer mundo, no debemos optar por la fácil. Mucho he escuchado sobre la modernidad y necesidad de contar con estadios de primer mundo, siendo así, ¿por qué no hacer uso de la tecnología en uno de los estadios que se dice ser de los más modernos de nuestro país?

La terrible influencia de personajes que escudados en una falsa pasión por sus colores, ha dado pie a tener casos como el de encarar a jugadores, al no poder ir a un estadio y disfrutar de tu equipo cuando acudes al estadio del rival como en CU, o a enfrentarte a muestras totalmente fuera de lugar como ha ocurrido en Guadalajara, Torreón, Veracruz y muchas más.

¿Se imaginan un clásico sin la diversidad de sus seguidores? El futbol debe retomar su esencia como deporte sin olvidar que se trata de un espectáculo y no de la lucha entre dos naciones que convergen en un mismo territorio. Nadie se juega la vida. El que está enfrente es un rival que comparte nuestra misma pasión con la misma alegría. No estamos en una batalla. Mucho menos en una guerra. Esto es futbol y deberá ser una fiesta donde no cabe la violencia de algún desadaptado, en eso sí deberíamos reservarnos el derecho de admisión.

Hasta la próxima… 

twitter@AlbertoRomeroMP