Manchón Penal

El Leicester City mexicano aúlla

“Somos un equipo pequeño, así que tenemos que luchar con toda nuestra alma. No me importa el nombre, no me importa el rival”: Claudio Ranieri.

 

Sin lugar a dudas el futbol ha tenido en estas últimas semanas una trepidante manifestación que han opacado la pureza del juego, con noticias que tienen resonancia fuera de la cancha como; la sobreexplotación del mercado mundial y la falta de identidad y amor a los colores, pasando por la falta de visión y excesivo confort en nuestras máximas figuras futbolísticas, para buscar una comodidad económica que limita -por mucho- su mejor momento futbolístico, hasta la devastadora noticia que mancha a una de nuestras figuras más exponenciales del deporte mexicano.

En toda esta ola de noticias extra-futbol encuentro con mucho agrado la unión, el liderazgo y el esfuerzo de uno de los más humildes representantes de nuestro futbol; El Club de Futbol Lobos BUAP. 

El simple reconocimiento del esfuerzo de una Universidad por lograr romper muchos de los más complejos estigmas, como lo son los derechos televisivos, la contratación de futbolistas, la atención de una afición para llenar un estadio y no se diga la difícil negociación de patrocinios que pudieran sustentar un proyecto comandado por un hombre que ha tenido que picar piedra para ganarse la confianza de los que ahora lo apoyan, su nombre, Rafa Puente Jr.

Con una intempestiva forma de juego alegre, descarada, envolvente que provoca el escepticismo de los más críticos y la duda de sus incrédulos seguidores. Este equipo se convierte en una enorme ilusión para los que amamos este deporte de encontrar una inspiración basada en el esfuerzo, el trabajo, la estrategia y el reconocimiento de tus límites para sobrexplotar tus virtudes al máximo.

En poco tiempo Rafa Puente Jr., ha tenido que tomar decisiones difíciles como la separación total de un jugador, o la contratación y apuesta por jugadores que en principio parecerían poco factibles para cualquier equipo de Primera División, o la contratación de un comentarista como su brazo derecho dentro de la cancha.

El discurso de Rafa es contundente, fresco y revitalizante, entre un mar de nuevos entrenadores que buscan consolidarse como los nuevos estandartes metódicos para nuestro futbol actual.

Así que seremos testigos de esta Cenicienta mexicana, para ver si cuenta con la entereza de continuar aguantando las duras pruebas del futbol mexicano para vencer los estigmas de un equipo chico.

Hoy se encuentran en lo más alto de la tabla, demostrando su capacidad, hambre de juego y talento que podría llevarlos a vivir algo histórico dentro de nuestro ya golpeado futbol mexicano.

 

Hasta la próxima…

twitter@AlbertoRomeroMP