Con efecto

Monterrey y su Liga de dos

Hoy tú, mañana yo. Es el juego de nunca acabar en Monterrey. Basta con pasar un día en la Sultana del Norte para ser testigo del fenómeno que se vive futbolísticamente.

En el aeropuerto podemos ver anuncios patrocinados de Tigres y más adelante de Rayados; saliendo vemos 2 con la playera de los de San Nicolás, y luego a los del Barrial. Espectaculares en las calles son parte de esta competencia sin fin.

La televisión en Monterrey es muy local, y juega un papel vital para fomentar esta rivalidad. No existe ciudad en nuestro país, que viva el futbol en los medios como la capital de Nuevo León.

Esta ciudad vive su Liga aparte, poco les importa lo que suceda con América, con Chivas… La Liga en Monterrey es de dos.

Lograron establecer a la perfección el fenómeno conocido como FOMO (Fear of Missing Out) que no es más que este miedo a quedarse fuera de algo importante o que los demás consideran importante. Me refiero a sus taquillas, son los únicos equipos que venden todas sus entradas del año por adelantado. En Monterrey, si no vas al estadio, “estás out”.

Basta ver el comportamiento de los últimos años. Si Monterrey es campeón, Tigres hace lo necesario para serlo, y lo hace; Si Rayados trae un jugador importante, Tigres responde con otro más grande; si Rayados construye un estadio de primer mundo, Tigres no tardará en presentar su proyecto.

Hoy, la respuesta deportiva está en la cancha de Rayados. Tigres viene de ser campeón y jugar una final de Libertadores. Para Rayados no hay mañana, su directiva puso todo. Tienen un técnico exitoso y su delantera es la mejor de la Liga MX en el papel, hasta la directiva tuvo refuerzos para esta temporada. Si usted me pregunta quién está para campeón, sí, es el líder y se llama Monterrey. 

La importancia de esta sana y constructiva competencia es el aporte que le otorga a la industria del futbol mexicano. Extranjeros como Gignac, Funes Mori, Dorlan, Pizarro, Sánchez, Cardona, son bienvenidos, jugadores de ese calibre nutren y aportan a nuestra Liga, y qué decir de la infraestructura, el estadio de Monterrey es de primer mundo y el que vendrá, también. Esas cosas hacen crecer nuestro querido futbol.

La reflexión queda, si Guadalajara ciudad emulara este fenómeno aportaría mucho a nuestro futbol y sobre todo a su región. Aunque esa es otra historia y digna de una opinión posterior. 

 

Twitter: @Alberto_Duque