Columna invitada

Tiempos de la nueva era

Enamorados a la pelota... Ha pasado la primera semana completa de actividad en la Liga Mexicana de Beisbol, y seguramente ustedes ya han comenzado a visualizar cuál será la dirección de cada uno de los clubes en competencia, eso es lo más normal.

En mi caso, no creo que sea tiempo de hacer pronósticos y prefiero aprovechar este espacio para exponer mi emoción por lo que considero una nueva era del Rey de los Deportes en México.

Desde hace un par de años me ha llamado poderosamente la atención la gran cantidad de personajes jóvenes que se han incorporado a las distintas organizaciones de la LMB. Noto un cambio generacional en los altos mandos que ya han comenzado a reflejarse en distintos aspectos: administración, difusión, mercadotecnia y labor social, por citar algunos ejemplos.

Lo verdaderamente interesante es que la cabeza de la Liga sigue recayendo en un hombre con experiencia, y lo mismo sucede con la mayoría de las novenas que han tomado el camino de renovar su sangre. Creo que ese equilibrio dará resultados antes de lo esperado.

Es sumamente agradable encontrar personajes que hasta hace poco tiempo traían un uniforme, y que ahora han trasladado sus conocimientos a otros campos. Seguramente me dirán que eso no es nuevo, pero déjenme decirles que la diferencia radica en la preparación a la que los nuevos gerentes se han sometido, en muchos casos, fuera de nuestro país y sacrificando sus propios medios.

Absolutamente todo está sujeto a perfeccionarse, pero me complace saber que quienes exponen su dinero en el beisbol han optado por explorar nuevas opciones. Siempre será preferible fallar al intentar algo, que dejar de hacerlo.

Contrataciones espectaculares, desarrollo de jugadores, códigos de conducta, mejor manejo en medios de comunicación y condiciones dignas para el aficionado que visita los estadios, son detalles que únicamente podrán crecer, mientras sean supervisados por quienes han ocupado una butaca y han vivido en los diamantes, en ese riguroso orden.

Al tiempo.

* Cronista Diablos Rojos