El rincón de Rufo

Amenázame

Qué triste tener que escribir una vez más sobre este tema, y más cuando está involucrado un equipo de la talla y tradición como el Atlas, un histórico con años de buen futbol, un equipo que tradicionalmente es atractivo para verlo jugar, más allá de los colores por los que uno simpatice.

Hace unos días, en un partido de Copa MX en el Estadio de las Chivas, un grupo de pseudoaficionados del Atlas ingresaron al inmueble con una manta que tenía escrita una leyenda: "Chi-vas a descender"; muchos no entendíamos qué ocurría. ¿Son aficionados de Chivas que están protestando? Como reacción, de inmediato se vino la trifulca con fanáticos rojiblancos, quienes se engancharon ante la provocación. Como resultado, hubo detenidos.

Dos colegas tapatíos, ejerciendo su profesión como periodistas, subieron a las redes sociales con inmediatez una foto del tipo detenido; en dicha foto, se podía ver el rostro del "angelito", la foto dio la vuelta en las redes, algunos medios la usaron para ilustrar la nota y, de inmediato, se vino el hecho lamentable.

Desde una cuenta de Twitter, uno de los grupos de animación del Atlas amenazó a uno de los periodistas, asegurándole que si seguían publicando fotos de detenidos mostrando el rostro sería bajo su propio riesgo; al otro colega lo amedrentaron y amenazaron por vía más directa.

Hoy, en México y el mundo, se mantiene una guerra frontal en contra de todos aquellos quienes buscan callar la voz de un periodista, por cualquier medio; existen en diferentes partes del país asesinatos en contra de periodistas, que el único crimen que cometieron fue cumplir con su obligación a informar y dar al pueblo el derecho a la información. Diferentes instituciones en el mundo están alertas a defender los derechos de los periodistas.

¿Tendrán la más mínima idea estos delincuentes de lo que puede venirse legalmente por amenazar a un periodista? La mayoría de ellos tienen antecedentes penales, lo cual facilita mucho más la acción legal. ¿Sabrá este grupo de delincuentes en verdad lo que están haciendo y en lo que se están metiendo?

El viernes, antes de escribir estas líneas, me di a la tarea de 'poner el queso a la rata', así que inicié conversación vía Twitter con la cuenta que lanzó esta amenaza, y todo ocurrió como lo suponía, sólo me permitió confirmar lo evidente: escriben y se portan muy valientes usando una cuenta de Twitter genérica, sin dar su nombre o presentar su rostro. En cuanto uno los invita a dar su nombre o identificarse, la cobardía los llena y se esconden, como se esconden las ratas ante el temor de ser cazadas; usan términos agresivos, pretendiendo amedrentar pero, como siempre, si no están en compañía de una multitud, son en extremo cobardes y se esconden.

¿Qué sigue? Bueno, es probable que estos delincuentes pretendan enviarnos mensajes indicándonos qué resultado debemos publicar sobre los partidos de futbol, a quien entrevistar. ¿En verdad nos ocurrirá lo que pasa en Sudamérica, donde las barras ya se adueñaron por completo del futbol?

El perfil de éstos tipos es muy similar entre ellos: fracasados en la vida, producto de hogares disfuncionales, donde la comida diaria fue la violencia familiar; crecieron sin ilusiones, resentidos sociales, adictos a los enervantes y buscando con quién sacar la rabia que sienten por la forma en que la vida los trató. Usan términos sudamericanos, siendo una copia barata de los grupos de animación en Argentina, Uruguay o Chile, y en su vida jamás visitaron ningún país del Cono Sur.

Su psicología es muy parecida, al tener una vida llena de fracasos, maltratos y derrotas, pues buscan salir victoriosos en algo, en lo que sea , y se toman la playera que les quede más cercana; van fabricando sus propias batallas, inventando odios en contra de los rivales del equipo que eligen como antagonista.

Es mi deber subrayar que describo estrictamente al delincuente que usa al futbol para expulsar todas estas frustraciones de vida, los verdaderos aficionados y seguidores a cualquier equipo merecen mi respeto y afecto.

Me resulta ilógico que una empresa como TV Azteca, propietaria del Atlas, y que tiene como frase "Señal con valor", pueda tolerar que se les relacione con este tipo de delincuentes; supongo que una acción, de acuerdo a la ideología que pretenden mantener como bandera, debería ser acabar de tajo con estos delincuentes.

Yo invito y reto a estos delincuentes a que me amenacen a mí, pero yo no me voy a quedar cruzado de brazos; hoy, la policía cibernética está en extremo adelantada y puede llegar con los autores y administradores de estas cuentas y si no lo creen, pueden preguntar a los pseudoseguidores de Chivas, quienes se cansaron de golpear policías en el Estadio Jalisco y después, al presumir sus delitos en las redes sociales por esos mensajes, fueron localizados y detenidos.

Sin la menor duda, yo ofrezco mi cráneo como carnada, ir a visitarlos a su lugar en el Estadio Jalisco; encargarme de que todas las cámaras en el estadio estén apuntando a mi presencia frente a ellos, y en cuanto empiecen a partirme la cabeza, todo quede grabado, y los responsables sean refundidos en la cárcel; reitero, la mayoría tiene antecedentes penales y eso facilita aún más su ingreso al penal.

Tengo muy claro que después de lo aquí escrito iniciará la lluvia de insultos y amenazas de parte de este grupo de delincuentes; eso no tiene problema y, sobre las amenazas que vengan, por favor, hazlo, dame el gusto de proceder legalmente y verte tras las rejas.

Todos sufrimos y nos quejamos de la violencia que éstos delincuentes ejercen, yo sí voy a hacer la parte que me corresponde para erradicarla.

¿Viene conmigo la autoridad, viene conmigo la dirigencia atlista? Atlas es una institución grande, respetable, histórica de nuestro futbol, merece que su camiseta sea portada por verdaderos aficionados, quienes en verdad amen sus colores.

Muy bien, aquí estoy a la espera de tus amenazas y agresiones; te conozco, ya lo viste, describí a la perfección tu vida.

Youtube.com/RUFOVISION

twitter@rinconderufo