El rincón de Rufo

Sin escape


Se abrió la caja de pandora. Ahora, no veo quién detenga las consecuencias de sus contenidos. Cuando Ricardo La Volpe firmó contrato con Chivas, todos sabíamos que se trataría de una relación que en cualquier momento explotaría; la combinación con Jorge Vergara resultaría un barril de pólvora; sin embargo, ni el mejor escritor de novelas hubiera imaginado que el final tendría estos tintes.

Como estás informado, La Volpe fue acusado por una trabajadora del Club Guadalajara de acoso sexual. ¡Uf! Tremenda sacudida para el medio futbolístico.

Como quien abre una llave de agua, y el chorro sale con gran potencia, la información no paró, desde el momento que el propietario de Chivas hizo el anuncio en conferencia de prensa, hasta las últimas horas, como se esperaban las descalificaciones, vienen de una parte a otra. Vergara acusó; la joven podóloga, presunta víctima, denunció, y La Volpe lo negó.

De inmediato, la gente tomó partido. Para algunos, por fin fue descubierto La Volpe; para otros, Vergara tendió la trampa perfecta y el 'bigotón' es inocente. Aquí resulta tan absurdo e increíble hacer juicio tan a la ligera.

Solo La Volpe y la podóloga saben lo que realmente ocurrió. De acuerdo a la versión de Jorge Vergara, el técnico argentino se presentó ante la empleada en toalla, sin ningún tipo de ropa. La Volpe, desde luego, lo negó.

Sin meterme a dar alguna versión final de los hechos, que en todo caso la estaría inventando pues yo no estaba ahí, para dar algún juicio final, lo único que puedo decir es que conozco a Ricardo La Volpe hace 22 años, tuve varios enfrentamientos y duelos con él en diferentes conferencias de prensa, duelos que fueron desde lo estratégico hasta lo psicológico.

Alrededor de una entrevista, o lo que en el periodismo se conoce como un "chacaleo", y más allá de mi simpatía o antipatía por él, siempre reconocí a un hombre que de futbol sabe y mucho, un hombre inteligente.

Años más tarde, cuando regresó para dirigir en Atlante, se me encomendó la tarea de entrevistarlo, así que viajé a Cancún, sin saber si me concedería la entrevista, debido a las rivalidades vividas...

Al vernos en la cancha del Atlante, al término de una práctica Ricardo me miró, caminó hacia mí y, después de una mirada retadora, terminamos carcajeándonos y diciéndonos, ya estamos bastante viejos como para seguir con pleitos. De inmediato vino un apretón de manos y un abrazo, que dieron por finalizadas las hostilidades.

Al día siguiente, hicimos la entrevista que, duro más de una hora, una larga plática de viejos conocidos, y en verdad que vi a un Ricardo ya cansado de la polémica y decidido a disfrutar de su novia: el futbol

Meses después, vino la operación que lo alejó de su Atlante, todo indicaba que no volvería a dirigir debido a la salud. Él me comento que ya su intención era dedicarse a la formación de nuevos valores, estar en un departamento de fuerzas básicas de algún club; sin embargo, sorprendió con su llegada a Chivas y ¡pum!, aquí estamos.

Si a mí me preguntan, conociendo a Ricardo La Volpe hace 22 años, yo me niego a creer que algo así pueda haber ocurrido. Esto, de lo que se le acusa, no puedo ver a La Volpe envuelto en algo así, un tipo ya mayor con esposa, hijas, nietos y que principalmente, reitero, no lo creo capaz; es lo único que puedo decir, basado en el conocimiento que tengo de su persona.

Del otro lado está Jorge Vergara, propietario de Chivas y empresario triunfador. Poco conozco a Vergara; sin embargo, para mí carece de toda lógica que un hombre de empresa como él tuviera la intención de inventar algo así.

Todo nos lleva a la ya famosa podóloga. Solo ella sabe la verdad: ¿Miente? ¿Es una víctima? ¿Qué busca?

Creo que a todos solo nos queda esperar a que la justicia en nuestro país trabaje y nos entregue la verdad de este penoso y delicado incidente; bueno, como trabaja la justicia en México, no sé si algún día sabremos la verdad.

blog: laaficion.com/rinconderufo

twitter@rinconderufo


blog: laaficion.com/rinconderufo
twitter@rinconderufo

Arranca la Liguilla yel estadio de las Chivas va a lucir igualito que durante todo el torneo, Santostendrá la ventaja de enfrentar a un América cuyos jugadores ya traen puesto eluniforme de la selección y los de Coapa enfrentarán a unos Guerreros con untécnico que sólo es bueno para el verso.

blog: laaficion.com/rinconderufo

twitter@rinconderufo