El rincón de Rufo

El orgullo del Racing

Entre las noticias destacadas de la semana tuvimos la imagen de los jugadores de Racing de Santander, allá en España, mostrando dignidad ante los maltratos recibidos, hace meses no cobran, y bueno, usted conoce la historia perfectamente sobre lo ocurrido.

Desde luego viene a mi mente la historia de tantos jugadores mexicanos que pasan meses sin cobrar o a medio sueldo, en ocasiones por falta de recursos del club, y otras más frecuentes por malos manejos, muy turbulentos de parte de algunos dirigentes que se llenan los bolsillos con cuentas que nadie entiende.

Aquí en nuestro país la historia es muy diferente. El jugador vive muerto de miedo, el dirigente lo amenaza asegurándole que si va a quejarse con la Federación (Mexicana de Futbol) o cualquier instancia legal, de inmediato será señalado como conflictivo; y claro, en el futuro no existirá club que lo contrate, pues "el pacto de caballeros" tiene infinidad de ramas que solo significan el control sobre el jugador.

Los jugadores terminan comiéndosela y dando partidos inolvidables y el caso más claro y reciente es el Atlas, donde sus jugadores pasaban meses sin cobrar, les quedaban a deber premios y aún así dieron una gran temporada. Más allá de que algún medio dejara ver algo en una entrevista, todos se quedaban calladitos, agachando la cabeza todo por seguir jugando al fut como profesión.

La lista de clubes que tienen adeudos con sus jugadores, en diferentes momentos de la historia, es infinita y otra más, el jugador puede presentarse en la Federación de fut e inconformarse, denunciar que un club tiene un adeudo con él; de esta forma, el club quedará inhabilitado para jugar el siguiente torneo. ¿Tú crees que algún jugador tiene los güevos para hacerlo? ¡Nah! Les faltan y se les hacen de codorniz, misma situación que se vive para organizar un sindicato real de jugadores. Lo que hoy se vive en México es una verdadera burla en ese renglón... te explico:

Por decreto de FIFA, toda liga de futbol profesional debe contar con un sindicato que defienda los derechos de los jugadores y les apoye en el momento del retiro, además de otras actividades, claro, en favor del trabajador; pues bien, resulta que en México, ante este mandato del organismo rector del balompié, la Federación decidió organizarles su propio sindicato, o como se le llama, la Comisión del Jugador, que sirve para dos cosas.

Imagínense un sindicato controlado por el patrón (bueno, creo que sí existen en México, perdón); es decir, que la FEMEXFUT es juez y parte ante una injusticia con cualquier trabajador, lo más triste es que aún existen jugadores que se prestan al juego y aparecen como directores de la Comisión. Neta que eso ya es el colmo, así están las cosas con este bendito fut.

En cualquier liga del mundo son los jugadores más destacados, los estelares, las grandes luminarias, los que destacan en el grupo que defiende los derechos de los futbolistas. Con este respaldo, los sindicatos cobran mayor fuerza y son respetados por los dirigentes.

Aquí en México, el jugador que está brillando, el seleccionado, el chingón pues, está instalado en su sitio en el Olimpo, es intocable, vive consentido por el dirigente, por la Federación, y por esta razón ni se ocupa de luchas en favor del gremio, no acepta ninguna invitación a integrar un verdadero sindicato; en palabras claras, le vale tres kilómetros de instrumento musical de viento, él está bien, esta cómodo y feliz, no lo molesten.

¿Verdad que sí existe futbol de primer mundo y el subdesarrollado?

Aquí nos vemos bandita, ¡pásala chido! Feliz fin de semana.

Blog: laaficion.com/rinconderufo

http://twitter.com/rinconderufo