Las rupturas amorosas del deporte

Los atletas no han quedado exentos de decepciones en sus relaciones, aquí algunos de los casos más sonados

Las rupturas en el mundo del deporte
Las rupturas en el mundo del deporte (Javier Hernández/AP)

Ciudad de México

El 14 de febrero se ha vuelto en una gran oportunidad para las parejas para poder expresar en un día lo que se supone deben hacer todo el tiempo.

Sin embargo, no todas las historias tienen un final feliz. También existen las rupturas amorosas, terminar una relación con una persona y tomar caminos diferentes. Un suceso del que ni los deportistas se salvan.

Conoce algunos de estos casos de decepciones amorosas en el mundo del deporte.

Giovani dos Santos y Belinda

La pareja había coincidido en 2006 mientras se encontraban en Barcelona, pero no fue sino hasta 2009 que comenzaron una relación, la cual casi siempre fue a larga distancia debido a que el jugador realizaba su carrera futbolística en el viejo continente.

El noviazgo sólo duró hasta mayo de 2010. Pese a los intentos de Gio por reconquistarla, la cantante mexicana no regresó.

Tony Romo y Jessica Simpson

El mariscal de campo de los Vaqueros de Dallas y la cantante iniciaron una relación a finales de 2007 –año en el que el conjunto texano lideró la Conferencia Nacional con 13 victorias y tres derrotas, aunque fueron eliminados de manera inmediata en los playoffs ante los Gigantes de Nueva York, eventuales campeones- y rompieron dos años después, aparentemente un día antes del cumpleaños de la intérprete.

Jimmy Connors y Christine Evert

Dos de los tenistas más importantes de la historia juntaron sus vidas por un tiempo. Todo comenzó cuando Evert conoció a Connors en el campeonato de Wimbledon de 1972. Los dos, en el comienzo de sus carreras, iniciaron un noviazgo de dos años y tuvieron planes para casarse antes de tomar caminos distintos en 1974.

Por años, se desconoció el porqué de la separación, aunque fue el mismo Connors quien reveló las razones en su autobiografía de 2013, donde admitió que ambos se eran infieles.

Tiger y Elin Nordegren

Se conocieron a inicios de milenio, cuando el golfista Jespen Parnevik los presentó. Contrajeron nupcias en 2004 y se volvieron una de las parejas más famosas del entorno. Sin embargo, la felicidad se acabó en agosto de 2010, cuando se descubrió que Woods engañó a su mujer con al menos una docena de mujeres.

Maria Sharápova y Sasha Vujavic

La tenista rusa y el basquetbolista se conocieron en 2010 y, tras meses de relación, se comprometieron ese mismo año.

Sin embargo, la ganadora de cinco Grand Slams y el actual escolta de los Knicks de Nueva York se vieron obligados a finalizar su compromiso debido a la falta de tiempo, pues las temporadas de la NBA y los torneos hacían imposibles que se pudieran ver.

Cristiano Ronaldo e Irina Shayk

El delantero luso y la supermodelo rusa iniciaron su relación en 2010, pero el gusto sólo les duró cinco años. Ha sonado muchas veces que Dolores Aveiro, madre del futbolista del Real Madrid, fue la razón principal por la que terminaron, pues no se llevaba bien con Shayk.

Javier Hernández y Lucía Villalón

El más reciente de los rompimientos en el mundo del deporte. Fue a finales de enero de 2017 cuando el delantero del Bayer 04 Leverkusen y la periodista terminaron su relación tras casi dos años de pareja y planes de boda, aparentemente por la distancia, pues mientras el ariete jugaba en Alemania, Villalón ejercía su labor periodística en España.

Muchos atribuyen que los malos momentos de la relación fueron responsables de la mala racha de ‘Chicharito’, quien no anotaba desde septiembre y que volvió a marcar una vez finalizada su relación y comenzada otra con Camila Sodi, actriz mexicana.